www.elboletin.com

¿Quién es el nuevo consejero de Sanidad que ha nombrado Cifuentes?

Enrique Ruiz Escudero, nuevo consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid
Ampliar
Enrique Ruiz Escudero, nuevo consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid

Enrique Ruiz Escudero, médico pediatra, inició su carrera política en 1999 con un partido calificado de ultraderecha hasta que aterrizó en la Asamblea de Madrid con Aguirre.

La salida de Jesús Sánchez Martos de la Consejería de Sanidad no terminó de ser una sorpresa. Las dudas sobre el futuro del ya exconsejero madrileño sobrevolaron durante un largo periodo: fue reprobado por la Asamblea de Madrid, tenía en contra a los sindicatos y a las asociaciones sanitarias y la propia Cifuentes, un día antes, anunció en sede parlamentaria que habría “importantes cambios” en dicho departamento. El sábado a las cuatro de la tarde, el Gobierno regional consumó el ‘secreto a voces’. Y a rey muerto, rey puesto. Al instante ya transcendió el nombre de su sustituto: Enrique Ruiz Escudero.

A diferencia de Sánchez Martos, el nombre de Ruiz Escudero no es del todo desconocido en el mundo político. De la misma manera que la cara de su predecesor era conocida en el mundo televisivo, el del nuevo consejero de Sanidad lo es en los parlamentos. Y es que el inicio de la carrera política de Ruiz Escudero hay que datarla del siglo pasado: fue candidato a alcalde de Pozuelo de Alarcón en las elecciones municipales de 1999.

Del PADE al PP de Aguirre

Unos inicios que no fueron de la mano del Partido Popular, precisamente, aunque varios años después ese camino se uniera hasta la actualidad. Ruiz Escudero comenzó su andadura política como miembro del Partido Demócrata Español (PADE) donde consiguió en las citadas elecciones municipales un total de 1.300 votos. Calificado en numerosos ámbitos y recortes periodísticos como una formación ultraderechista y más a la derecha que el PP, el PADE no se dio por rendido y siguió intentándolo en la localidad madrileña con el actual consejero de Sanidad como candidato: en 2003 perdió la mitad de los adeptos consiguiendo 725 votos.

Sin embargo, el doble revés electoral no se quedó ahí. Al año siguiente, el turno llegó para las elecciones europeas donde el PADE, con Ruiz Escudero como candidato para aterrizar en el Parlamento Europeo, cerró con 3.063 votos en todo el país. El ciclo de vida de la formación tenía los años contados. De hecho, el 10 de mayo de 2008 la persiana del partido se cerró con la disolución. Antes, en 2007, una unión cambiaría la carrera política del nuevo consejero de Sanidad: el PADE se integraría en las listas del PP de Esperanza Aguirre.

“El acuerdo está ya cerrado y el candidato, Enrique Ruiz Escudero, irá como independiente”, celebró el secretario general del PADE a La Razón cuando se dio a conocer el acuerdo con el PP. Una alianza que le sirvió para asentarse en la Asamblea de Madrid. Médico colegiado en Madrid como pediatra, el nuevo consejero de Sanidad se ha convertido en el máximo responsable (por detrás de Cristina Cifuentes) de la sanidad madrileña dejando atrás el cargo de viceconsejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid.

Su reciente andadura en la Consejería de Presidencia y Justicia

A lo largo de esta legislatura, los retos sanitarios en la Comunidad de Madrid están siendo cuanto menos complejos. O al menos así lo han dejado ver la relación entre Sánchez Martos y la oposición, así como con los sindicatos del sector. No obstante, esta tensión también se ha vivido en la Consejería de Justicia: la situación de las infraestructuras judiciales –al igual que con los hospitales públicos- han sido motivo de choque entre la administración y las organizaciones sindicales. Finalmente, varios anuncios de Cifuentes parecen –por el momento- apaciguar las aguas en este sentido.

Pese a ello, Ruiz Escudero, que ha tenido que lidiar con estos sindicatos del sector judicial, también ha protagonizado enfrentamientos con la oposición. Y un tema fue determinante al inicio de la legislatura, recién llegado al Ejecutivo: la falta de opacidad de la Consejería de Justicia en relación a los sobrecostes del fallido proyecto del Campus de la Justicia de Madrid. “No sabemos en qué les podemos creer. Yo, sinceramente, creo que su credibilidad está muy en entredicho”, espetó Mercedes Gallizo, diputada del PSOE, al actual consejero de Sanidad cuando se reprochó la falta de información que facilitaba la Comunidad de Madrid a los parlamentarios, tal y como consta en el Diario de Sesiones.

“Llevamos algunas semanas intentando saber cuánto le ha costado a la Comunidad de Madrid, o a los contribuyentes de Madrid para ser más precisos, el fallido proyecto del Campus de la Justicia. Esta diputada lleva más de un mes esperando que se dignen contestar a alguna de las peticiones de información que he formulado. ¡Nada! A día de hoy, ¡nada! ¡Ni una respuesta! […] Es todo lamentable, señor viceconsejero. Es lamentable que la información concreta de que disponemos a día de hoy la hayamos extraído por nuestros propios medios, cruzando datos de aquí y de allí, de los boletines oficiales, de papeles sueltos o de documentos que a nosotros se nos niegan y que consiguen los medios de comunicación”, completó Gallizo.

No sabemos en qué les podemos creer. Yo, sinceramente, creo que su credibilidad está muy en entredicho

Un tenso debate parlamentario en el que una palabra salió de la boca de Ruiz Escudero: externalización. En una serie de explicaciones sobre las actuaciones de la Comunidad de Madrid en el Campus de la Justicia, el viceconsejero de Justicia explicó que en el polémico centro “se dotó de una plantilla reducida y perfectamente dimensionada a sus actividades, externalizando la gran mayoría de trabajos, con el importante ahorro en costes que eso supone”.

Y, en torno al Campus de la Justicia, las publicaciones periodísticas han sido toda una cascada de noticias. Titulares comoEl Gobierno regional admite que no halla las cuentas del Campus de la Justicia” (finalmente aparecieron) coparon varios minutos de información televisiva. Antes, volviendo al debate parlamentario donde la oposición reprochó a Ruiz Escudero la falta de transparencia, los partidos rivales no cesaron su asombro ante la actitud del Ejecutivo regional. “Ustedes están haciendo obstruccionismo a la labor parlamentaria. Las consecuencias jurídico-políticas de esta actitud de obstruccionismo a los trabajos parlamentarios pueden acabar en tribunales de alto nivel, señor Enrique Escudero”, se dirigió directamente Eduardo Gutiérrez Benito, diputado de Podemos.

Su relación con la sanidad

Aun así, no todo fue Justicia y Presidencia en la carrera parlamentaria y gubernamental del recién nombrado consejero de Sanidad. Antes, como recalca el sindicato AMYTS, Ruiz Escudero formó parte de varias empresas: Destrasalud, S.L. (dedicada a la prestación de servicios de asesoramiento, consultoría y asistencia profesional), C4 Invest, S.L. (dedicada a la explotación y comercio de salones de belleza, estética y peluquería) y GL&H, S.L. (de actividad no determinada).

Desde el punto de vista sanitario, la píldora del día después es uno de los mayores disparates que se pueden cometer

Asimismo, el nuevo responsable sanitario tomó parte en varios trabajos parlamentarios. Su currículum como diputado incluye, durante las legislaturas VII y IX, los cargos de portavoz de la Comisión de Políticas integrales de Discapacidad, portavoz de la Comisión de Vicepresidencia, Cultura y Deporte, portavoz de la Comisión de Asuntos Sociales, y portavoz Adjunto de la Comisión de Presidencia y Sanidad.

Y es en esta última donde Ruiz Escudero dejó entrever algunas de sus opiniones al respecto de la sanidad madrileña. A pesar de que el contexto era distinto al actual (las comisiones en las que participó datan de 2008 hasta 2011, donde los recortes sanitarios en la Comunidad de Madrid aún no estaban en su cúspide), sí trató algunos temas que bien podrían ser de rabiosa actualidad, como es el caso del gasto farmacéutico.

Reducir el gasto farmacéutico y frenar la fuga

“Nosotros coincidimos en que una de las prioridades de la Consejería debe ser la apuesta por el descenso del gasto farmacéutico”, manifestó Ruiz Escudero en la Comisión de Sanidad en mayo de 2008. Y para conseguir dicho cometido, el diputado aseveró la necesidad de intentar “concienciar a los madrileños en la línea del autocuidado de la salud”, que “puede ser una buena línea del gasto farmacéutico”. A su vez, el nuevo consejero de Sanidad recalcó la importancia de la formación de los profesionales sanitarios para que “nos sirva para seguir el control en su formación personal y sobre todo en uno de los puntos más importantes, que es la contención del gasto farmacéutico”.

Nosotros coincidimos en que una de las prioridades de la Consejería debe ser la apuesta por el descenso del gasto farmacéutico

La situación que vivía el profesional de la sanidad madrileña en 2007 avanzaba un problema que, a posteriori, se ha desarrollado ampliamente en España. No es otro que la migración. Algo de lo que ya mencionó Ruiz Escudero el 24 de octubre del citado año en la Comisión de Sanidad, aunque para aplaudir las medidas que tomó la Consejería de Sanidad: “Es importante que evitemos que haya fugas, que, como muy bien ha dicho, haya traslado de personal sanitario a otras comunidades, puesto que la escasez de médicos, si no cambia mucho la tendencia, va a ser un mal endémico dentro del Sistema Nacional de Salud”.

La píldora del día después de Zapatero

En aquel momento, Ruiz Escudero celebró las medidas que se dieron desde la Comunidad de Madrid para alcanzar “un principio de eficacia de la gestión, potenciando los recursos humanos de esta Comunidad; el principio de equidad, con acceso universal y homogéneo a los avances diagnósticos y terapéuticos; y el principio de eficacia en la atención, que es aproximar la atención médica al ciudadano y reducir los tiempos de la lista de espera quirúrgica”. A pesar de que en muchas de las comisiones de aquella lejana legislatura el nuevo dirigente no intervino, el 5 de mayo de 2010 protagonizó una pequeña batalla parlamentaria.

“Hablemos de la decisión adoptada por el Gobierno de España”, invitaba Ruiz Escudero. Y el tema a debatir tenía recorrido: era sobre la píldora del día después. La medida del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero de facilitar esta píldora no gustó al hoy consejero de Sanidad. “Desde el punto de vista sanitario, es uno de los mayores disparates que se pueden cometer. Fíjense ustedes, deciden que una joven menor de 18 años, sin autorización de los padres, y además sin ninguna prescripción facultativa, pueda ir a una farmacia y se pague ella misma el medicamento. Ése es el ejemplo socialista de lo que es la salud pública. Ése es un ejemplo bien claro. Yo me pregunto qué pasará cuando lleguen los efectos secundarios de la píldora del día después”, sentenció el popular.

Contra las ‘falsas’ bajas laborales

Más tarde, el 20 de octubre de ese mismo 2010, Ruiz Escudero volvió a dejar algunos aspectos de lo que debería ser para él la política sanitaria: “Nosotros pensamos que todos los recursos asignados a alta tecnología y a electromedicina siempre supone una inversión, nunca supone un gasto, […] creemos que es fundamental para los pacientes tener un material de vanguardia porque acelera mucho los procesos diagnósticos, el diagnóstico precoz y también mejora mucho el tratamiento, que es el principal beneficiado de toda esta inversión y, fundamentalmente, también porque, como hemos dicho, es un ahorro todo lo que suponga una mejora de calidad de vida de los madrileños”.

El que tiene una incapacidad laboral temporal debe estar de baja, pero debemos evitar que las personas que no deban estarlo no lo estén, porque supone una repercusión muy negativa en todo el sistema

Por último, para cerrar sus intervenciones en la Comisión de Sanidad, el 16 de febrero de 2011 llegaba a la Asamblea de Madrid –por petición del PP- las actuaciones que se estaban llevando a cabo “para el control de la incapacidad temporal en la Comunidad de Madrid”. Y el turno de palabra recayó sobre Ruiz Escudero. Tras pedir que a los médicos de atención primaria se les dotase de “una mayor capacidad de formación y seguir insistiendo en las herramientas informáticas”, el parlamentario conservador reclamó una mayor vigilancia sobre los trabajadores que se cogen una baja sin necesidad.

“Es evidente que hay personas que deben estar de baja, que el que tiene una incapacidad laboral temporal debe estar de baja, pero debemos evitar que las personas que no deban estarlo no lo estén, porque supone una repercusión muy negativa en todo el sistema, y -repito- en épocas de crisis, como ésta en la que nos ha metido el Gobierno Socialista, todavía es muchísimo más importante”, sentenció Ruiz Escudero. Una conclusión que supuso el punto y final a su recorrido en dicha comisión.

Después de pasar por la Comisión de Justicia (y de Endeudamiento por el proyecto del Campus de la Justicia), Ruiz Escudero volverá a uno de sus ‘orígenes’ en la Asamblea de Madrid: la Comisión de Sanidad.

Marco González

Periodista o intento, por lo menos. Aprendiendo. Y todo con un mejunje en la cabeza, pero con el periodismo comprometido como pegamento de unión.

Google Plus de Marco González

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.