Año XXV - Madrid, Viernes 09 de Diciembre de 2016

¿Qué está pasando en Podemos?

La proximidad del congreso estatal de Podemos alimenta los debates internos y externos en la formación.

Menéame
Enviar noticia por mail
Iñigo Errejón junto a Pablo Iglesias
Iñigo Errejón junto a Pablo Iglesias
/ • 09:02

Podemos celebrará a comienzos de 2017, previsiblemente en febrero, el congreso estatal donde dirimirá, entre varios puntos, la estrategia y articulación ideológica del partido. A estas alturas sería absurdo negar las dos (tres, sumando a los anticapitalistas) posiciones internas respecto a esa primordial cuestión. A fin de cuentas, la descentralización, la hipotética ilación con IU o la relación de Podemos con el PSOE son cuestiones que quedarán supeditadas a quien resulte vencedor del debate de las “ideas” de Vistalegre II.
 
Durante la tarde de ayer se visibilizó, una vez más, lo que parece una campaña electoral interna, pero que desde Podemos inciden en que solamente es “un debate de ideas” al que resulta imposible poner fecha de inicio. En cualquier caso, con voluntad de reponerse del duro golpe que resultó la derrota de Rita Maestre frente a Ramón Espinar en las primarias de Madrid, los afines a la idea política de Iñigo Errejón (Pablo Bustunduy, Clara Serra, la propia Rita Maestre) llenaron las redes con el hastagh #PodemosParaGanar en relación al artículo que el secretario político de Podemos escribió en 20 minutos.





En dicho artículo, Errejón explica lo que él considera la mejor forma de que Podemos consiga ampliar el espectro político para poder alcanzar la cima electoral. El número dos de la formación opina que “Podemos no es ni puede ser, como quieren nuestros adversarios, un resultado de la excepción que languidezca cuando pasen los tiempos agitados”. El secretario político vierte de esa forma su temor a que el partido se articule de tal manera que solo pueda responder en contextos de enfrentamiento y crisis.
 
Por eso considera que la forma de “dar la vuelta a la tortilla” radica en seducir a sectores menos movilizados y procedentes de diversas capas de la sociedad.
 
“Esa mayoría popular que le puede dar la vuelta a la tortilla es necesariamente transversal: incluye por supuesto a la izquierda tradicional, pero va mucho más allá y no puede tropezar en sus viejas piedras. El 15-M nos enseñó a no encerrarnos en etiquetas sino a unirnos en torno a ideas de sentido común y a un nuevo proyecto de país. Solo así se puede ganar a la oligarquía y equilibrar la balanza”, asegura.
 
El secretario político de Podemos cree que la formación debe alejarse de “identidades del pasado”, mensaje directo a IU, para abrirse y “tender la mano” en aras de ganarse la confianza de quien “no confía suficientemente en nosotros”. De esta forma, señala lo importante que puede resultar el trabajo institucional sacando pecho por la impulsión de la medida para subir el salario mínimo, la ‘derrota” de Fernández Díaz o la gestión de los Ayuntamientos del ‘cambio’.
 
Reacción de Pablo Iglesias
 
La avalancha de tuits enviados por los próximos a Errejón, y la decisión de la Secretaría Política – comandada por el propio Errejón y que funciona de manera casi independiente – de ‘recomendar’ en su canal de Telegram el uso del hastagh #PodemosParaGanar encendió a Pablo Iglesias.
 
El secretario general de Podemos no entiende cómo un órgano que se presupone neutral en los procesos internos haya enviado ese mensaje a más de 4.000 seguidores, e hizo constar en acta tuitera su disconformidad con lo que el catalogó como “propaganda”. Algo a lo que se unió Ramón Espinar, el nuevo secretario general de Podemos Madrid.




No obstante, en el sector cercano a Errejón no entienden la indignación de Pablo Iglesias, ya que recuerdan que el secretario general del partido tomó partido públicamente por Espinar en las primarias de Madrid.
 
En cualquier caso, horas antes de este nuevo rifirrafe (¿real o estrategia acordada por ambos?), el mismo Iglesias compartía un articulo titulado “¿Ser oposición al régimen o ser oposición solo al PP? El dilema real de Unidos Podemos”, publicado en Kaosenlared y realizado por Luis Juberías, Beto Vázquez, Pedro Antonio Honrubia Hurtado y Laura Arroyo, miembros de Podemos y próximos al secretario general.
 
El artículo desgrana, algunos dirán que desde una sola perspectiva, las posibilidades y consecuencias que tendrían en el partido cada una de las estrategias que se debatirán en Vistalegre II. La fórmula “nosotros contra ellos (pueblo vs. casta)” o el “Todos contra el PP”.
 
Los autores del artículo consideran que una de esas posiciones (la de Iglesias) se mueve en el eje “arriba-abajo”, mientras que la otra (la de Errejón) oscila entre los ejes “cambio-continuidad” e “izquierda-derecha”, que afirman, “te fuerza a tomar al PSOE como ‘aliado’ en el marco parlamentario”.
 
Según su perspectiva, y la de Iglesias, apostar esta segunda vía sería un error que serviría “para limpiar la cara a PSOE y Cs al desvincularlos, de facto, de su corresponsabilidad – si acaso complicidad – en la actual labor de gobierno del PP Pero, sobre todo, contribuye a romper una dinámica clara de bloques “ellos-nosotros”.
 
En esa línea, critican las alusiones que el propio Errejón ha realizado respecto al nuevo gobierno de Rajoy, al que el número dos ha calificado en alguna vez como “gobierno débil”. Según la postura que defiende el artículo, esto eximiría de alguna forma la responsabilidad del PSOE en la consecución de ese gobierno e incluso le permitiría a los socialistas jugar la baza de “ser responsables” y ser “cambio” a su antojo. La estrategia que pretende desarrollar Susana Díaz a partir de ahora, sugieren.
 
Por eso creen que la mejor forma es articularse sobre el “arriba-abajo” contra la “Triple Alianza” que forman PP, PSOE y Ciudadanos. Para ello hay que apostar, aseguran, por una “confrontación abierta y directa que tome como campo de acción todos los frentes posibles (calle e instituciones)”. Una estrategia en la que tanto PSOE como PP, como Ciudadanos, formarían parte de un mismo “bloque restaurador” a combatir: “el viejo orden moribundo”.
 
Vistalegre II
 
El artículo de Kaosenlared aglutina en gran medida el pensamiento de Pablo Iglesias respecto a la política de pactos con el PSOE y la necesidad de construir una transversalidad asentada sobre lo “popular”. De hecho, el secretario general de Podemos ha asegurado alguna vez que el partido debería apostar “por una noción de transversalidad que se construya en lo popular; si se reconstruye en el concepto burgués de clases medias, ahí no podemos ganar. Nos gana cualquiera, y nos gana Ciudadanos”, en relación a la estrategia ‘laclauniana’ de Iñigo Errejón.
 
Una estrategia donde las palabras son el campo de batalla y donde dotarlas de un nuevo significado constituye una victoria, como la primigenia “casta”. Sin embargo, eso a lo que denominan ‘significados flotantes’, conlleva el riesgo de que del mismo modo que te las apropias las pierdes, y el ‘sí se puede’ acaba siendo cantado en Génova, como en las últimas elecciones.
 
Sin embargo, la estrategia de ‘choque’ entre arriba-abajo que Iglesias defenderá en el congreso estatal tampoco convence a Errejón, que ya aseguró en pasados capítulos tuiteros que “el problema no es que nos tengan miedo los golfos, sino nuestra vecina”. De ahí la necesidad imperiosa de construir un Podemos más amable, opina.
 
Las ‘batallas’ de ideas de Vistalegre contarán con otros temas casi igual de candentes que la estrategia, como la aproximación (o fusión) formal de Podemos e Izquierda Unida, absolutamente rechazada por Iñigo Errejón, la descentralización del partido, compartida por ambos, o las primarias al Consejo Ciudadano Estatal, el máximo órgano de poder del partido entre asambleas, y donde los ‘errejonistas’ tratarán de andamiar una lista con la que poder hacer frente a la presumible elaborada por los afines a Iglesias y anticapitalistas. 

info

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información | Cerrar