Año XXV - Madrid, Jueves 19 de Enero de 2017

Los guardias civiles denuncian: sin chalecos antibalas ni pagándolos de su bolsillo

La AUGC muestra su indignación porque se prohíba a los agentes usar los nuevos chalecos adquiridos con sus propios recursos ante la escasez de estas prendas.

Menéame
Enviar noticia por mail
Guardia Civil
Guardia Civil
/ • 07:54

Asociaciones profesionales de la Guardia Civil -como UniónGC o AUGC- llevan largo tiempo quejándose de la falta de chalecos antibalas individuales para los miembros del cuerpo, una carencia no se soluciona ni pagando los agentes estas medidas de protección de su propio bolsillo, ya que los mandos no les autorizan a usarlos.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) es la que hace esta denuncia y lo hace a través de un comunicado en el que recuerda que “ante esta grave carencia, que pone en riesgo su propia vida, los agentes han optado en muchos casos por adquirir esta prenda de manera particular, pagándola con sus recursos personales, ya de por sí exiguos en relación a los salarios del resto de policías que trabajan en España”.

Pero resulta, que según este colectivo “lejos de abochornarse por la circunstancia de que sean los propios trabajadores los que deban procurarse por sus medios un elemento básico de protección, la Guardia Civil tiene la desfachatez de prohibir el uso de los chalecos antibalas adquiridos por ellos mismos” . Manifestando con sarcasmo que “como el perro del hortelano, que ni comía ni dejaba comer, la Guardia Civil ni protege a sus agentes ni les deja protegerse por su cuenta”.

Dicha asociación profesional asegura que “esta situación se produce en toda España, y así se lo han comunicado oficialmente a los guardias civiles el capitán jefe de la compañía de Fuerteventura (Las Palmas), que a través de un correo electrónico hace constar que “se ha venido observando el aumento del uso de chalecos antibalas particulares por componentes de esta Compañía, para el desempeño del servicio”.

A continuación, siempre según la AUGC, el capitán recuerda que “según Ley Orgánica 2/86 (…) así como otras disposiciones (…) establecen que los componentes del Cuerpo, han de utilizar en el ejercicio de sus funciones, los medios, instrumentos, armamento y demás materiales que la Administración ponga a su disposición”. Cabe deducir que, ante la falta de dichos medios, quizá este mando recomiende usar el hueco de su ausencia como medida de protección. Eso sí, siempre oficial y ajustada a reglamento. “Por lo anterior –prosigue el comunicado-, no precede (sic) la utilización durante el servicio de otro equipamiento que no haya sido previamente adjudicado”.

La AUGC manifiesta con ironía que esta situación “podría ser un chiste del añorado Gila, de aquellos en los que se pedían las balas perdidas al enemigo para poder seguir la guerra, pero lamentablemente no lo es. Hablamos de trabajadores que buscan proteger su integridad física frente a la desidia de la institución a la que sirven, que lejos de poner remedio a esta situación opta por prohibirles buscar seguridad por su cuenta”.

La AUGC recuerda que-con más de 30.000 afiliados, es la decana de las asociaciones profesionales y la mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil. Cuenta con representación en todo el territorio español, en cada una de las unidades y especialidades del Cuerpo y viene liderando el movimiento asociativo desde la llegada de la democracia, cuando nació como un sindicato clandestino. Su lucha por la democratización de la institución le valió en 2010 el Premio Nacional de Derechos Humanos que concede la Asociación Pro Derechos Humanos de España (apdhe).”

info

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información | Cerrar