Año XXIV - Madrid, Viernes 01 de Julio de 2016

El PSOE 'renuncia' a derogar la reforma laboral y acepta un ensayo de contrato único y mochila austriaca

El acuerdo entre PSOE y Ciudadanos persigue “incentivar adecuadamente” la conversión de los contratos temporales en indefinidos.

Menéame
Enviar noticia por mail
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE
/ • 13:07

Una de las principales promesas electorales del PSOE fue la derogación de la reforma laboral del PP. Sin embargo, el reciente acuerdo de Gobierno que ha suscrito el partido que dirige Pedro Sánchez con los Ciudadanos de Albert Rivera puede defraudar a los votantes socialistas: el texto asienta las bases para un pseudo-contrato único al tiempo que bebe de la denominada ‘mochila austriaca’ que incluso el PP ha llevado en su programa electoral.

En el ‘Acuerdo para un Gobierno Estable y de Progreso’ presentado hoy no se hace ninguna referencia a la derogación de la reforma laboral, y eso que el propio secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha vuelto a reiterar esta idea durante la rueda de prensa posterior a la firma del acuerdo con Albert Rivera.

Consultadas al respecto de esta supuesta derogación que no aparece en ningún momento en el texto, fuentes de Ciudadanos han explicado que lo que vale “es lo que pone” en el acuerdo firmado esta mañana.

En concreto, el pacto entre las dos formaciones apunta a que “junto a los contratos de relevo y para la formación, las modalidades de contratación se reducen a dos: un contrato de trabajo indefinido para la cobertura de puestos de trabajo indefinidos; un contrato estable y progresivo para la cobertura de puestos de trabajo de duración determinada”.

La nueva reforma perseguirá, a juicio de PSOE y Ciudadanos, “clarificar mejor” las condiciones del contrato indefinido, especialmente respecto a las causas de despido, para reducir una “excesiva litigiosidad”; “reforzar la protección de los trabajadores” en el nuevo contrato temporal para “evitar la precariedad”; e “incentivar adecuadamente la conversión de los segundos en los primeros”.

El nuevo “contrato estable y progresivo” no tendrá una duración superior a dos años aunque la negociación colectiva podrá acordar una duración menor. En caso de despido por causas económicas, organizativas, productivas, técnicas y de finalización del trabajo la indemnización será creciente: tendrá un coste de 12 días el primer año, que se transformarán en 16 días el segundo año y confluirán con los 20 existentes hoy para los contratos indefinidos, reduciendo los saltos en la cuantía. Actualmente, la ley establece una indemnización de 12 días por año.

En caso de despido improcedente la indemnización será de 20 días el primer año y 25 en el segundo hasta confluir con los actuales 33 días por año.

En el tercer año el contrato temporal se convertirá en indefinido. Para incentivar esta conversión, se establecerán por un lado desincentivos para las empresas que “abusen” de los despidos, mediante el incremento de las cotizaciones sociales por desempleo que deban satisfacer (malus), a la vez que se establece un nuevo incentivo (bonus) en las cotizaciones de aquellas empresas que despidan menos por esta causa y que incrementen su porcentaje de contratos indefinidos.

Asimismo, se creará un nuevo fondo, de forma similar al modelo desarrollado por Austria, que “se hará cargo del pago de 8 días por año de antigüedad en la indemnización que corresponda en caso de despido individual o colectivo”. De este modo, cuando la empresa convierta contratos estables en indefinidos, se tomará en consideración la totalidad de la antigüedad del trabajador. Los trabajadores que no hayan dispuesto del fondo a lo largo de su carrera laboral, acumularán dicho fondo a la pensión de jubilación.

Este fondo se basa en la denominada ‘mochila austriaca’, un fondo de capitalización para trabajadores que se mantiene a lo largo de toda la vida laboral y que se puede hacer efectivo en caso de despido o de jubilación. Si el trabajador cambia de empresa se lleva consigo ese fondo. El modelo establece que la empresa provisiona cada año una parte del despido, aportándolo a un fondo individual de cada trabajador, que se incrementa con las rentabilidades logradas con la inversión del capital. En el caso de Austria, la cifra es de un 1,5% del salario bruto.

Además, se pondrá en marcha con “la mayor urgencia” un Plan de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social que luche contra la explotación y la precariedad laboral.

En cuanto a la prometida subida del salario mínimo interprofesional (SMI), quedará muy lejos del 5% prometida inicialmente, si bien será superior a la del 0,5% aprobada por el Gobierno del PP. En concreto, si Pedro Sánchez logra los apoyos suficientes tras su acuerdo con Ciudadanos, su Ejecutivo aprobará en 2016 una subida del SMI de al menos el 1% con el fin de ir recuperando su pérdida de poder adquisitivo, que ha alcanzado en los últimos años el 4,1%.

PUBLICIDAD
info

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información | Cerrar