Yolanda Díaz dice que «muchos empresarios» están dispuestos a pagar mejores salarios y más impuestos

Diálogo Social

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha asegurado este jueves que «habla mucho» con empresarios y que «muchos de ellos» estarían dispuestos a mejorar los salarios de sus trabajadores y a pagar más impuestos.

«La patronal española no tiene razón, no se está comprometiendo con su país (…) El Gobierno de España lo tiene claro: no vamos a bajar los salarios, vamos a seguir subiendo el salario mínimo y apelamos a que se mejoren las rentas salariales de nuestro país», ha remarcado Díaz en declaraciones a La Sexta recogidas por Europa Press.

La vicepresidenta ha subrayado que el repunte de la inflación no se debe a los salarios, sino a los precios de la energía; que subirlos no sólo ayuda a las familias, también a la economía, y que «científicamente» elevar las rentas salariales es lo que hay que hacer para evitar «un riesgo de empobrecimiento fortísimo» en España.

«¿Por qué De Guindos sale diciendo que hay que subir los salarios? (…) ¿Lo hace por sintonía ideológica con una subida salarial? No, lo hace porque rigurosa y científicamente es lo que hay que hacer», ha señalado.

Así, ha insistido en que el Gobierno cumplirá con su compromiso de seguir elevando el salario mínimo interprofesional (SMI) en 2023, para lo que convocará de nuevo al comité de expertos a fin de que actualice los datos de sus recomendaciones.

También se seguirán subiendo las pensiones y revalorizándolas con el IPC, pues cinco millones de pensionistas cobran menos de 1.000 euros al mes. «Si no las revalorizamos con el IPC, estaríamos ante un enorme problema social y de empobrecimiento. Sería un drama decirles que vamos a congelar las pensiones o a subirlas sólo un 0,25%», ha asegurado la ministra, que ha añadido que «se pueden revalorizar todas las pensiones» porque apenas hay pensiones máximas y la mayoría son muy bajas.

BONIFICAR EL TRANSPORTE PÚBLICO E IMPUESTO A LOS RICOS

En cuanto a la bonificación de 20 céntimos al combustible incluida en el decreto anticrisis y que se prevé prorrogar hasta finales de septiembre, Díaz ha confirmado que se está negociando en el seno del Gobierno su modificación y se ha mostrado partidaria de bonificar el transporte público.

«No tiene mucho sentido que me estén bonificando el diésel de mi coche y a una trabajadora que vaya a trabajar en transporte público no se le bonifique. Hay que ir a una bonificación en el transporte público para parados, mujeres, estudiantes…», ha declarado.

Tras alabar lo «revolucionario» que ha sido conseguir en una «lucha titánica» la ‘excepción ibérica’ para rebajar el coste de la electricidad topando del precio del gas, Díaz ha afirmado que ella es «más ambiciosa» y que «es partidaria de ir a efectos de compensación fiscal» para repartir las rentas.

«Sólo hay un mecanismo para compensar, más allá de las medidas de apoyo adoptadas hasta ahora y es actuar en el reparto de rentas a través de la fiscalidad (…) Es el momento de que las grandes corporaciones, sobre todo las eléctricas, aporten más», ha apuntado.

En este sentido, Díaz ha afirmado que esto ya se está haciendo en Reino Unido y que la propia Comisión Europea y la OCDE están a favor de grabar los llamados ‘beneficios caídos del cielo’ de las eléctricas.

«En España hay un debate pendiente sobre los tributos y el debate no es si subirlos o bajarlos, sino que quien más tenga más aporte para aligerarr las cargas a los que menos tienen», ha señalado la vicepresidenta, que aunque ha reconocido que existen discrepancias en esta materia en el seno del Gobierno, hay que tener un debate «sereno» sobre fiscalidad.

Así, ha argumentado que el 80% del IRPF lo soportan las clases trabajadoras, que la estructura fiscal en España está pensada para el siglo XX, no para el XXI, y que «hay que feminizar los ingresos públicos».

Respecto al rechazo del PSOE a la toma en consideración en el Congreso de la proposición de ley de Unidas Podemos para regular un impuesto a las grandes fortunas, Díaz no entiende el voto negativo de la formación socialista, pero ha insistido en que seguirá trabajando para establecer este impuesto.

En otro orden de cosas, la vicepresidenta ha reconocido que, pese a no compartir todas las recetas del Banco de España, tiene una «magnífica relación» con su gobernador, Pablo Hernández de Cos. «Hemos tenido matices con el Banco de España, pero estoy deseando verme con el gobernador porque se aprende mucho de quien piensa diferente», ha indicado.