¿Vuelta a lo básico? Los bancos dejan de ‘jugar’ con la deuda para maquillar sus cuentas

Banco de Espana
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Durante los peores años de la crisis, los bancos se convirtieron en ‘salvadores’ del Tesoro, adquiriendo grandes cantidades de deuda pública en un momento en que España era mirada con desconfianza fuera de nuestras fronteras. Esos títulos se convirtieron posteriormente en una jugosa fuente de ingresos cuando el Banco Central Europeo (BCE) entró en escena, ayudando a las entidades a maquillar sus cuentas.

El mecanismo era bien sencillo. Gracias a las compras de bonos del BCE, los bonos subieron de valor (reduciendo la rentabilidad, que se mueve de manera inversa al precio), por lo que su venta en el mercado ofrecía unos beneficios nada desdeñables. Antes de que Draghi empezase a comprar activos, fueron las subastas de liquidez las que abrieron una fuente de negocio: Los bancos aprovechaban la liquidez barata del BCE y la reinvertían en deuda soberana a unos tipos más altos, ganando la diferencia en lo que se denomina en la jerga financiera ‘carry trade’.

Estas operaciones se incluyen la cuenta de resultados como ‘resultados por operaciones financieras’ o ROF, y esta partida ha perdido peso en el último año, según muestra un informe de Renta 4.

Así, la generación de ROF de los bancos Ibex-Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Bankinter– y Liberbank (sin contar el negocio internacional), se redujo un 32,5% frente a 2016 permitiendo minimizar su aportación al margen bruto (también sin negocio internacional) desde el 11,2% en 2016 hasta el 7,7% en 2017.

Según señalan los expertos de Renta 4, se trata de una evolución que aporta una mayor calidad a los ingresos generados. Asimismo la dependencia del margen bruto de esta partida tan volátil varía mucho en función de la entidad, aumentando tan sólo para Bankia (ROF +52% i.a 2017 y +4 puntos porcentuales de aportación al margen bruto hasta el 12%).

Al mismo tiempo se ha visto una mejora de los ingresos recurrentes gracias a las comisiones netas, según señala Renta 4. En concreto, contabilizando a los bancos del Ibex más Liberbank y excluyendo el Popular, las comisiones aumentaron un 11% (9% sin negocio internacional), gracias al repunte de las comisiones de gestión de activos. “Una recuperación que esperamos que continúe en 2018, muy supeditada no obstante a la propia evolución de mercado que siga permitiendo un crecimiento de las comisiones ligadas a gestión de activos y los activos fuera de balance”, destacan los expertos.