Vox marca la agenda a Casado y abre las primeras grietas en el PP

Pablo Casado
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Vox está marcando al agenda al PP de Pablo Casado en este arranque de 2019. En los últimos días los populares han tenido que salir al paso de las declaraciones o las propuestas realizadas desde la formación de extrema derecha, cuyo apoyo es vital para que Juanma Moreno sea investido presidente de Andalucía. En especial, después de que este partido exigiera la retirada de las medidas presupuestarias pactadas con Ciudadanos para luchar contra la violencia machista. La respuesta de Génova ha sido ceder.

Los populares han ofrecido a Santiago Abascal y los suyos dar ayuda a los hombres víctimas de la violencia. “Lo que queremos es que todas las víctimas estén protegidas”, afirmó este viernes el propio Casado en un acto en Las Palmas de Gran Canaria, donde presentó a Asier Antona como candidato del PP a las elecciones autonómicas. Este asunto acaparó todos los focos.

“Cualquier partido que lo que proponga es que las víctimas de otro género también tengan esa protección, que se intenten limitar las denuncias falsas” o “que se intente delimitar que estas ayudas no sean susceptibles de crear chiringuitos a agencias vinculadas a partidos políticos” contará con el apoyo de su partido, señaló el líder del PP.

Casado, que quiere sacar este tema “de la confrontación electoral”, está de acuerdo en que se proteja “a los niños o a los ancianos, que siendo varones, también sufren violencia por parte de familiares o de cuidadores”. “Que se proteja a las víctimas independientemente del sexo y de su edad”, defendió en este acto en las islas. Y es que, según destacó, “el 75% de las víctimas en el entorno del hogar son mujeres”, pero hay un 25% que no, entre los que hay niños y ancianos. “Abordemos este problema”, planteó.

Vox ha conseguido en apenas unos días que el PP se ‘moje’ en la que es su propuesta número 70 del programa electoral con el que se presentó a las andaluzas. En ella aboga por la “derogación ley de violencia de género y de toda norma que discrimine a un sexo de otro” y que en su lugar se promulgue “una ley de violencia intrafamiliar que proteja por igual a ancianos, hombres, mujeres y niños”. Asimismo, quiere suprimir los “organismos feministas radicales subvencionados” y que se persigan las “denuncias falsas”. Se trata del mismo discurso que el realizado por Casado este viernes. Y es que, este último parece que está haciendo suyo el planteamiento de la formación de extrema derecha.

Primeras grietas en el PP a cuenta de Vox

La deriva del PP hacia las tesis de Abascal y los suyos ya ha levantado las primeras ampollas en las filas del PP. Varios dirigentes han alzado la voz para dejar claro que se oponen a un posible pacto con Vox en Andalucía. Entre ellos, Borja Sémper.

El portavoz del PP en el Parlamento Vasco afirmó esta semana que “no merece la pena” llegar a ningún acuerdo con este partido para formar gobierno en Andalucía si este último “exige” a cambio que se retire la dotación económica destinada a la lucha contra la violencia machista. “El PP debe buscar el entendimiento con otras formaciones con las que comparte esos principios y debe tener claro que debe alejarse de ese partido populista. Somos diferentes”, destacó en una entrevista en Radio Euskadi recogida por EFE. El popular no es partidario de pactar con Vox, que “rompe los grandes consensos de estabilidad, pacto constitucional y concordia nacional”. Aunque Sémper no ha sido el único.

El candidato del Partido Popular a la alcaldía de Pontevedra, Rafa Domínguez, según la mencionada agencia, ha manifestado que ni él “ni nadie en sus cabales” pactaría con un partido como Vox a costa de renunciar a las políticas contra la violencia de género.

Estos dirigentes ponen voz a un rechazo que gana cada vez más adeptos en el seno del Partido Popular, donde hay muchos que no ven con buenos ojos llegar a acuerdos con esta formación.