Vox carga contra la “veleta naranja” y amenaza con impedir la investidura de Moreno

Santiago Abascal
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

“¿Qué partido va a votar el programa de otros partidos que le desprecian, y además traicionando a sus votantes? Vox, desde luego, no”. Así lo advierte el líder de la formación de extrema derecha, Santiago Abascal, en un extenso hilo en Twitter en el que amenaza con impedir la investidura de Juanma Moreno como presidente de la Junta de Andalucía.

El máximo responsable de Vox afirma que PP y Ciudadanos “han cerrado una pacto para repartirse los sillones de la Junta de Andalucía”, pero al carecer de “mayoría suficiente para sostener ese pacto” tienen que negociar. Necesitan los votos de este partido. Por ello, Abascal llama a ambos a sentarse “para escuchar el programa electoral que representan nuestros 12 diputados” y “atender” a las “las demandas de 400.000 andaluces”.

“Desde la noche electoral Vox ha repetido que no será obstáculo para el cambio en Andalucía”. Sin embargo, deja claro que “tampoco será alfombra para la continuidad de las mismas políticas con otras siglas, sean las de PSOE-Podemos o las de PP-Cs”. “Hemos venido para cambiar de políticos y de políticas”, insiste.

Dicho esto Abascal critica la ausencia de “talante negociador” por parte de estos partidos, que “han repetido que el pacto que ellos han firmado no admite ni el más mínimo cambio”. Un “chantaje”, que “no les va a funcionar”, avisa el líder de esta formación, que denuncia que se ha manipulado su postura “a favor de la libertad y de la igualdad, y en contra del feminismo supremacista y el totalitarismo de género”.

Respecto a esto explica que el partido propone “sustituir las leyes de ideología de género, que no protegen a la mujer, y persiguen al hombre solo por serlo, por una ley contra la violencia intrafamiliar”. “Es decir, lo mismo que proponía la veleta naranja no hace mucho”, en referencia a Ciudadanos.

“Cuando la veleta vuelva a girar, nos encontrará en el mismo sitio: dispuestos a apoyar un cambio real en Andalucía”, destaca Abascal, que asegura que “si mantienen su negativa a escuchar a 400.000 andaluces, tendrán que entender que nosotros, muy al contrario, somos incapaces de traicionar a nuestros votantes”. O lo que es lo mismo, no apoyarían la investidura de Moreno.

Pero este asunto no el único que Vox pone sobre la mesa en la negociación. También defiende una “reducción fiscal”, el “desmontaje de la administración paralela”, “fuera leyes ideológicas”, así como el “apoyo al mundo rural y sus modos de vida”.