Unidas Podemos amenaza con rechazar la Ley Audiovisual del PSOE

Jaume Asens, presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, ha desvelado que su formación está «más cerca del no que del sí» respecto a la Ley Audiovisual, al acusar al PSOE, su socio de coalición, de no haber negociado con ellos el contenido de la normativa y de haberla llevado de forma unilateral al Consejo de Ministros.

Así lo ha manifestado en declaraciones a los medios de comunicación en los pasillos del Congreso para reprochar a los socialistas que, pese a sus demandas de participar en el anteproyecto, su socio ha optado por centrar las conversaciones con un «partido de la oposición», en alusión a ERC.

Precisamente ayer la Ley Audiovisual fue aprobado en el Consejo de Ministros y el portavoz del grupo republicano, Gabriel Rufían, expresó su rechazo a la redacción del anteproyecto, habló de «trampas» del PSOE no cumplir su acuerdo de hace una semana y para, entre otras cosas, eximir a plataformas internacionales como Netflix o HBO Max de cumplir con la cuota reservada a lenguas cooficiales. También amenazó con torpedear la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado en el Senado.

«Lo que tendría que hacer el PSOE es negociar esta ley porque estamos más cerca del no que del sí», ha insistido Asens, quien ha detallado que sus propuestas, pese a su «insistencia», no han sido atendidas en el texto y por tanto ha avanzado que tratarán de introducirlas cuando se abra el plazo de enmiendas.

Por ejemplo, ha lamentado que no se contemple un organismo supervisor de la pluralidad del sector audiovisual o que los servicios informativos, que son «esenciales», no se puedan «privatizar ni externalizar», aspecto que ahora no cierra el anteproyecto.

No obstante y aparte del tema de la presencia de las lenguas cooficiales, Asens ha detallado que tienen más propuestas pero no han obtenido respuestas de su socio «ni han sido invitados» a la negociación.