Un simple analgésico a 3.000 dólares: la locura del precio de los medicamentos en EEUU

Medicamentos
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Polémica en EEUU, el principal mercado de atención médica del mundo, después de que Horizon Pharma haya vuelto a elevar el precio de uno de los medicamentos que comercializa. La farmacéutica irlandesa ha puesto un precio de casi 3.000 dólares a una bote de analgésicos ‘dos en uno’ que por separado podría adquirirse por unos 36 dólares.

Según publica Financial Times, Horizon Pharma ha aumentado continuamente el precio de Vimovo, un analgésico común combinado con un medicamento que previene la irritación estomacal, desde que adquirió los derechos para EEUU el medicamento en noviembre de 2013 de AstraZeneca.

En concreto, a principios de este mes la compañía elevó el precio mayorista un 9,9%, de acuerdo con los cálculos del diario británico, lo que elevaría el coste de un bote de 60 píldoras hasta los 2.979 dólares. Cuando AstraZeneca comercializaba el medicamento en EEUU, su precio era de 138 dólares por bote, pero desde que Horizon adquirió los derechos, lo ha elevado hasta en 11 ocasiones hasta un agregado de más de un 2.000%

Vimovo es una mezcla de dos medicamentos: naproxeno, un antiinflamatorio que trata el dolor pero también puede causar problemas gastrointestinales como úlceras y hemorragias; y esomeprazol, que es lo que se denomina un inhibidor de la bomba de protones, que disminuye el riesgo de problemas estomacales.

Si se compran individualmente, los medicamentos pueden costar alrededor de 36 dólares y ambos están disponibles en las farmacias: el naproxeno se vende con la marca Aleve, fabricada por Bayer, mientras que AstraZeneca vende esomeprazol bajo el nombre de Nexium.

Los crecientes costes de los medicamentos en EEUU han estado en el debate político estadounidense durante los últimos meses. El presidente de EEUU, Donald Trump, abordó el asunto en su discurso sobre el Estado de la Unión el pasado enero, prometiendo que “los precios bajarán” y señalando el problema como “una de nuestras principales prioridades”.