Trump se vanagloria de ser responsable del veto de Reino Unido a Huawei

Donald Trump
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de EEUU, Donald Trump, se ha responsabilizado directamente de la decisión del Gobierno británico de vetar a la china Huawei del desarrollo de las redes 5G en Reino Unido. Sus polémicas declaraciones cuestionan hasta qué punto la posición del Ejecutivo de Boris Johnson se debe más a cuestiones políticas que a cuestiones de seguridad, como ha defendido.

“Convencimos a muchos países, a muchos países, lo hice yo mismo en su mayor parte, de no usar Huawei, porque creemos que supone un riesgo de seguridad. Es un gran riesgo de seguridad”, ha señalado Trump en unas declaraciones a periodistas en la Casa Blanca. “Hablé de que muchos países no lo usan: si quieren hacer negocios con nosotros, no pueden usarlo. Hoy, creo que el Reino Unido anunció que no lo van a usar”.

Las polémicas declaraciones ya han provocado reacciones tanto en Reino Unido como en China. Por parte británica se ha negado que Washington esté detrás de la decisión de eliminar los equipos de Huawei. “Bueno, todos conocemos a Donald Trump, ¿no es así?”, ha llegado a señalar el Secretario de Salud Británico, Matt Hancock, en declaraciones a Sky News al ser preguntado por los comentarios de Trump.

Para China, sin embargo, es una prueba de las presiones políticas de EEUU, que poco o nada tiene que ver con los riesgos para la seguridad. “Esto demuestra una vez más que las prohibiciones relevantes sobre Huawei no tienen relación alguna con la seguridad nacional, sino que es una manipulación altamente politizada”, ha valorado la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, en Beijing.

“Una vez más, permite que todos vean claramente quien está emitiendo amenazas aquí, allá y en todas partes quizás no sea China sino EEUU”, ha añadido. Chunying considera que “esta decisión equivocada perjudica gravemente los intereses de las empresas chinas y golpea gravemente los cimientos de la confianza mutua para la cooperación entre el Reino Unido y China”.