Tipos de préstamos que se pueden encontrar en internet

Préstamos

Los préstamos online ofrecen una gran variedad de opciones, pero algunas se solapan o simplemente usan nombres diferentes para referirse prácticamente a lo mismo. En este artículo, tratamos de aclarar algunas de las tipologías que más habitualmente encuentra el usuario mientras navega por la web.

Préstamos rápidos

Según Compinero en esta categoría se pueden incluir los préstamos sin nómina, sin aval, con ASNEF, minicréditos, minipréstamos, etc.

Aunque a día de hoy hay muchos préstamos que no son rápidos que aceptan usuarios con las características anteriormente mencionadas, en general tanto consumidores como usuarios piensan primero en las características de los préstamos rápidos al evocar conceptos como sin nómina, sin aval, etc.

Préstamos con garantía

En esencia una garantía puede ser cualquier bien con valor, pero en la práctica esto se suele traducir en una propiedad inmobiliaria o en un vehículo de motor.

Dentro de la categoría hay todo tipo de prestamistas, desde los más exigentes que no aceptan ASNEF, personas demasiado jóvenes o demasiado mayores, etc; hasta los menos que incluso pueden llegar a aceptar clientes sin ingresos regulares (en lo que probablemente sería una operación muy arriesgada para el usuario).

Préstamos de reunificación de deudas

Estos préstamos están pensados para usuarios que tienen problemas con las deudas y están dispuestos a hipotecar un bien a cambio de conseguir un gran préstamo que le permite devolver todos los demás que tiene en ese momento, siempre buscando que este gran préstamo tenga unos intereses más bajos que los préstamos individuales que se pagarán con él y posibilite un pago mensual más asequible que desahogue el presupuesto del día a día del usuario.

Líneas de crédito

En realidad, las líneas de crédito son eso: créditos y no préstamos, pero en la mayoría de los casos cubren una necesidad similar.

Las líneas de crédito ponen el dinero a disposición del usuario con la particularidad de que este no necesita pagar si no usar el dinero.

Es, por tanto, una opción mucho más flexible que los préstamos.

¿Vas a pedir un préstamo? -> Compara opciones

Ante todas estas variedades y otras opciones que se puedan encontrar online, es importante comparar varias posibilidades.

Generalmente, los bancos de toda la vida ofrecen intereses relativamente bajos y nunca ha que ignorarlos como posibilidad. Al mismo tiempo, hacer una pequeña investigación online puede servir para entender cómo está el mercado, qué se ofrece en este momento y si merece la pena solicitar el préstamo en tu banco de toda la vida o es mejor hacer la solicitud en otra empresa.

Conforme se puedan cumplir menos requisitos, habitualmente subirán los intereses y es más probable que el banco no esté dispuesto a financiarte.

En todo caso, la clave es disponer de la información necesaria para poder hacerse una buena idea de lo que nos están ofreciendo.