www.elboletin.com
Edición testing    29 de noviembre de 2020

Bonos corporativos

Renta Fija

Los emisores del sector de la energía son los principales componentes del mercado de bonos basura estadounidense.

El manguerazo de la Reserva Federal, de 750.000 millones de dólares en deuda corporativa, podría ser insuficiente para frenar la ola de impagos con la que amenaza el segmento de bonos basura estadounidenses. Al parón económico por la lucha contra el coronavirus Covid-19 se ha unido la presión sobre los precios del petróleo, preparando una tormenta perfecta de defaults teniendo en cuenta el elevado peso del sector de la energía en la deuda de alto rendimiento.

Deuda empresarial

La gestora UBS AM percibe "indicios" de que los mercados de renta fija se enfrentan a problemas de liquidez.

La gestora UBS AM ha señalado la "creciente probabilidad" de que las quiebras de empresas con grado de sub-inversión --calificadas por debajo de 'BBB'-- puedan alcanzar niveles de la última crisis financiera de 2008 a nivel global por la crisis del coronavirus.

Inversión

UBS prevé una “recesión corta” y asegura que “las políticas monetarias y fiscales se están desplegando con una rapidez y contundencia inusitadas”.

El desplome en los bonos corporativos y de países emergentes por la crisis del coronavirus presenta "la mejor oportunidad de inversión en estos activos de la última década", por lo que es preferible la inversión en crédito que en acciones en este contexto de volatilidad extrema de las Bolsas, según UBS.

Renta Fija

La deuda empresarial cerró 2019 en un nuevo récord de 13,5 billones de dólares, señala la OCDE.

El regreso de los principales bancos centrales a políticas monetarias más expansivas impulsó que el volumen de deuda empresarial alcanzase un máximo histórico en términos reales de 13,5 billones de dólares en todo el mundo, según alerta la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que destaca que los bonos emitidos tienen una calidad crediticia y una protección a los inversores inferior.

Renta Fija

El sector de las utilities, el gran favorecido con casi una cuarta parte de las compras de bonos corporativos.

Las últimas cifras del renovado programa de compra de activos del Banco Central Europeo (BCE), retomado en noviembre, comienzan ya a dar pautas de cómo los hombres de Christine Lagarde se están moviendo en esta segunda ronda. Los analistas ya habían pronosticado que la deuda empresarial ganaría protagonismo, pero sus estimaciones se han quedado cortas: los bonos corporativos han duplicado su peso en el programa, en detrimento de los soberanos.

Renta Fija

La mitad de los bonos corporativos estadounidenses en circulación tiene un rating de ‘BBB’, justo por encima del ‘bono basura’.

Las políticas de tipos bajos de los bancos centrales han alimentado un crecimiento de la deuda empresarial en los últimos años. En algunos mercados, como EEUU, la situación ha provocado que los bonos con calificación ‘BBB’ se acumulen hasta unos niveles que en el que se corre el riesgo de provocar una avalancha de ‘ángeles caídos’ si se produce una recesión.

Renta Fija

El pasado 2019 se emitieron bonos corporativos por valor de 2,5 billones de dólares, la cifra más alta de la historia.

Las políticas de tipos ultrabajos de los principales bancos centrales llevaron a las empresas de todo el mundo a emitir un récord histórico de deuda durante el pasado 2019, según cifras de Dealogic recogidas por Financial Times.

Renta Fija

La emisión por parte de empresas estadounidenses con grado de inversión se ha cuadruplicado hasta alcanzar una cifra de unos 93.000 millones de euros.

El pasado mes de noviembre, el Banco Central Europeo (BCE) reinició el programa de compra de bonos ante los preocupantes síntomas que ofrecían las perspectivas de crecimiento económico e inflación. El movimiento se produce en un momento en que las empresas estadounidenses han relanzado las emisiones de deuda denominada en euros, lo que en la jerga del mercado se conoce como ‘bonos yanquis inversos’.

Bancos centrales

La deuda empresarial y las cédulas ganan peso en el nuevo programa de compra de activos del BCE en detrimento de la deuda pública.

Con la llegada del mes de noviembre, el Banco Central Europeo (BCE) reinició su programa de compra de activos (APP por sus siglas en inglés) y las primeras cifras ya muestran que no es exactamente igual que el anterior. La institución ahora presidida por Christine Lagarde ha apostado más por las cédulas hipotecarias y por los bonos corporativos, mientras que la deuda pública ha perdido peso, aunque sigue siendo la gran beneficiada.

Renta Fija

El 40% de la deuda empresarial se vería ‘en peligro’ si se produce una crisis la mitad de virulenta que la que estalló en 2008.

La situación de tipos ultrabajos propiciada por los bancos centrales para intentar dar vigor a la economía mundial ha contribuido a una distensión de las condiciones financieras, animando a gobiernos y empresas a endeudarse hasta unos niveles “preocupantes”. Así lo considera el Fondo Monetario Internacional (FMI), que pone especial acento en los riesgos en la deuda empresarial con baja calidad de crédito.

Renta Fija

El pasado septiembre se emitieron 434.000 millones de dólares en deuda empresarial, la cifra más alta de la historia.

El escenario de tipos bajos y negativos impulsado por los bancos centrales ha llevado a los inversores a una búsqueda de rentabilidad y las empresas de todo el mundo han aprovechado la oportunidad para endeudarse hasta unos niveles nunca vistos desoyendo los temores de una desaceleración económica.

Renta Fija

Los bonos basura en circulación superan los 1,23 billones de dólares, más que duplicando el nivel de hace una década.

Los últimos movimientos de los bancos centrales –con mención especial al Banco Central Europeo (BCE)- han disparado el universo de deuda con rentabilidades negativas hasta cifras nunca imaginadas. Como resultado, los inversores, siempre ávidos de rendimientos, han vuelto su vista hacia los bonos basura, que duplican ya el montante en circulación que había hace una década.

Renta Fija

Un informe de la OCDE avisa de que el mercado de deuda empresarial se enfrenta a una oleada de ‘defaults’ mayor que la de la crisis si se produce una nueva recesión.

La acumulación de deuda sigue encendiendo todas las alarmas. La última advertencia llega de la mano de la OCDE, que en un reciente informe alerta de que los bonos corporativos en circulación alcanzaban a cierre de 2018 una cifra de 13 billones de dólares, el doble de lo que había una década antes. Y ello pese a que el año pasado se frenó en seco la emisión, con las empresas dirigiéndose a la también arriesgada práctica de los préstamos apalancados. El resultado es que en caso de recesión, los efectos serán mayores que los experimentados en la crisis financiera.

Renta Fija

A pesar de la avalancha de emisiones de bonos corporativos, el BCE apenas está reinvirtiendo la deuda que va venciendo.

Con el cierre de 2018, el Banco Central Europeo (BCE) dejó de comprar deuda nueva en los mercados de renta fija, poniendo fin a unos años en los que se convirtió en el tutor de los mercados. El movimiento estaba previsto desde hacía meses, pero con lo que no contaban los mercados era con que los hombres de Draghi se tomasen tan pocas prisas en reinvertir los bonos vencidos, especialmente los corporativos.

Renta Fija

La falta de liquidez y las subidas de tipos de interés ponen bajo presión a unos títulos que se han disparado durante la última década.

Tipos de interés en aumento y un mercado de escasa liquidez componen la amenaza que se cierne sobre la deuda empresarial estadounidense con grado de inversión, aquella que en principio debería ser más segura. Casi la mitad de los bonos están sólo a un paso del ‘bono basura’ y cada vez son más las alarmas que empiezan a encenderse.