Serbia establece aislamiento obligatorio para las personas procedentes de Suiza, Austria, España e Italia

El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno de Serbia ha establecido un aislamiento obligatorio de 28 días para todas las personas procedentes de Suiza, España, Austria e Italia para frenar la propagación de la pandemia de coronavirus, según ha informado el diario local ‘Politika’.

La medida, que es aplicable tanto a los ciudadanos de Serbia como a los extranjeros que residen en el país de forma legal, incluye la norma de que ciudadanos y residentes procedentes de otros países también tengan que someterse a una cuarentena obligatoria, de 14 días, en su hogar.

El Gobierno de Serbia, que no ha excluido la posibilidad de emprender acciones más estrictas, ha avisado de que «cualquier falta de respeto» a las medidas de autoaislamiento será «severamente castigada».

Por otra parte, la Comisión Electoral de la República de Serbia, país que ha registrado 48 casos del nuevo coronavirus, ha decidido suspender las elecciones previstas para el próximo 26 de abril en el marco de la crisis por el coronavirus. La suspensión de los comicios está prevista en el decreto sobre medidas de emergencia aprobado por el presidente serbio, Aleksandar Vucic, el domingo.

El presidente de la Comisión Electoral de la República de Serbia, Vladimir Dimitrijevic, ha indicado que el organismo cumple así con la obligación prescrita por el decreto de emergencia, pero también es una medida de control de la pandemia del nuevo coronavirus. «Las elecciones pueden detenerse, pero la vida no», ha zanjado Dimitrijevic.

El Ejecutivo serbio ha prohibido la exportación de todos los medicamentos durante 30 días por razones preventivas, ya que se busca garantizar el suministro a todas las farmacias del país. La compra de mascarillas también está restringida.

Por último, todas las oficinas de las instituciones públicas en Serbia estarán cerradas, excepto aquellas cuyo cierre pondría en peligro el buen funcionamiento del estado en tiempos de emergencia.

El brote de nuevo coronavirus que empezó el pasado mes de diciembre en la ciudad china de Wuhan deja ya un saldo de más de 7.100 muertos y más de 181.000 contagiados en todo el mundo.