www.elboletin.com
Edición testing    

Especial Inversión en Bolsa

El aumento de la deuda mundial enciende todas las alarmas

El incremento de la deuda pública y privada, alimentado por los bajos tipos de interés, se convierte en una amenaza ante el endurecimiento de las políticas monetarias.

“Los buenos tiempos no duran para siempre”. La advertencia no llega desde cualquier parte, sino desde una voz tan autorizada como la de la directora general del Banco Mundial, Kristalina Georgieva. La institución, al igual que el Banco Internacional de Pagos (BIS por sus siglas en inglés) o el Fondo Monetario Internacional (FMI), ve cada vez con más preocupación cómo ha ido aumentando la deuda mundial desde el inicio de la crisis, alimentada por un escenario de bajos tipos de interés que tiene los días contados.

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo
Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo

Adiós al dinero barato, ¿está el mundo preparado?

El BCE se prepara para seguir los pasos de la Fed y el Banco de Inglaterra pese a que aún persisten muchos desequilibrios en Europa.

La era del dinero barato toca a su fin, al menos en occidente. La Reserva Federal y el Banco de Inglaterra iniciaron ya hace un tiempo la senda de la subida de tipos, y el Banco Central Europeo (BCE) espera seguir sus pasos en verano del próximo año, justo antes de que Mario Draghi abandone la presidencia. Antes, la institución finalizará en 2018 su agresivo programa de compra de bonos a pesar de que algunos países europeos todavía muestran graves desequilibrios, especialmente Italia.

Argentina, Turquía, Indonesia, Sudáfrica o la India, países en el ojo del huracán de los mercados.

La senda de subidas de tipos iniciada por la Reserva Federal se ha traducido en una subida de las rentabilidades de los ‘treasuries’ estadounidenses y una mayor fortaleza del dólar en el mercado de divisas. El resultado han sido unos daños colaterales para un buen puñado de economías emergentes que se habían endeudado fuertemente durante los últimos años, en muchos casos en la divisa norteamericana.

El selectivo español ha cerrado cuatro de los primeros ocho meses del año en números rojos.

El Ibex 35 no termina de despegar este año y acumula un retroceso de algo más del 4% desde el inicio de año (hasta el 21 de septiembre). La incertidumbre por las tensiones comerciales auspiciadas por el presidente estadounidense, Donald Trump, y la guerra de aranceles con China se ha convertido en uno de los principales lastres del selectivo español en 2018, aunque no es el único. La crisis de divisas en países emergentes como Turquía y Argentina y los acontecimientos políticos en Italia desataron el nerviosismo en los mercados, mucho más que la llegada de un nuevo gobierno a La Moncloa.

Barriles de petróleo
Barriles de petróleo

El precio del barril de Brent, de referencia en Europa, ha superado los 80 dólares después de que la OPEP se haya negado a aumentar la producción de forma inmediata.

La era del petróleo barato llegó a su fin. El ‘boom’ del shale en EEUU, la falta de entendimiento en la OPEP y el avance del vehículo eléctrico parecían condenar al crudo a una larga era de precios bajos, pero las tensiones geopolíticas –especialmente las derivadas de las sanciones impuestas por el Gobierno de Donald Trump a Irán- han disparado el oro negro hasta precios no vistos en cuatro años. Los expertos incluso creen que el barril recuperará pronto los 100 dólares.

Criptomonedas
Criptomonedas

Las divisas virtuales han borrado más de 600.000 millones de dólares de valor de mercado desde enero, mientras que el índice de las diez mayores criptomonedas ha llegado a hundirse un 80%.

En apenas nueve meses, el mercado de las criptomonedas ha perdido alrededor de un 75% de su valor. Los 'hackeos' sufridos por varias plataformas de intercambio de divisas virtuales, las acusaciones de manipulación de precios y el intento de regulación por parte de las instituciones han enfriado el entusiasmo que llevó a estos activos a sumar 828.000 millones de dólares en enero. Ahora, las monedas digitales, con el bitcoin a la cabeza, sufren por mantener los 200.000 millones de capitalización total de mercado: se han borrado más de 600.000 millones de billetes verdes en menos de un año.

0,156005859375