www.elboletin.com
Edición testing    

Especial resumen de mercados

Las divisas digitales suman una capitalización de mercado total superior a los 300.000 millones de dólares. En 2017 han vivido un 'boom' que ha calentado el debate sobre su control. Las voces que alertan de la burbuja.

Desde principios de año, el bitcoin, la divisa digital por excelencia, ha llegado revalorizarse más de un 1.200%, muy cerca ya de los 10.000 dólares. El valor total en circulación de la moneda ronda los 160.000 millones de dólares, el doble de lo que vale en Bolsa un banco como Goldman Sachs.

El selectivo español registró en mayo máximos de agosto de 2015 al superar los 11.100 puntos.

La incertidumbre provocada por el proceso independentista catalán, que comenzó en septiembre después de que el Parlament aprobara las llamadas 'leyes de desconexión' y se agudizó tras el referéndum ilegal del 1 de octubre, ha frenado la buena marcha del Ibex 35 en la recta final del año. Esta situación agravó la tensión en los mercados que provocó el enfrentamiento entre Corea del Norte y EEUU por el lanzamiento de misiles de Corea del Norte sobre Japón y los atentados en Barcelona y Cambrils el pasado verano.

En 2017, el índice Dow Jones ha superado por primera vez los 23.000 puntos. Ha subido un 18% desde la proclamación de Trump y cerca de un 28% % si se toma como referencia la victoria del republicano en las elecciones.

A pesar de que las previsiones de las grandes firmas de análisis apuntaban a un descalabro en la Bolsa neoyorquina si Donald Trump llegaba a la Casa Blanca, el Dow Jones, el índice más destacado de Wall Street, se ha revalorizado un 28% desde la victoria del magnate y un 18% desde su proclamación oficial como presidente de EEUU, que tuvo lugar el 20 de enero. En este 2017, el selectivo ha sumado más de 4.000 puntos y ha roto por primera vez la barrera de los 20.000, e incluso la de los 23.000.

El BCE reduce a la mitad sus compras de bonos, mientras que la Reserva Federal comienza a reducir su balance.

Meses de especulaciones después, y con un Consejo de Gobierno más dividido que de costumbre, el Banco Central Europeo (BCE) anunció en su reunión de octubre una reducción en el ritmo mensual de compras de bonos, en lo que el mercado ha interpretado ya como el primer paso en la retirada gradual de los estímulos. Los hombres de Mario Draghi siguen la estela marcada por la Reserva Federal, que junto a las subidas de tipos ha comenzado a reducir su balance.

La moneda única esquiva las tensiones políticas en Cataluña o Alemania y retoma la senda alcista frente a su par estadounidense.

Una economía con una velocidad de crucero más o menos sólida, unas elecciones en Francia y Alemania que -para variar- no trajeron demasiados disgustos, una política monetaria en la que ya se vislumbraba una retirada de los estímulos, y, al otro lado del Atlántico, un presidente Trump que no ha logrado poner en marcha buena parte de su agenda. Este cóctel contribuyó a que el euro se disparase frente al dólar estadounidense hasta marcar máximos de dos años y medio a mediados de verano. Aunque posteriormente perdió fuelle por el resurgimiento de la tensión política (incluyendo Cataluña), en las últimas semanas ha recuperado el tono y apunta a marcar el mejor mes en casi tres lustros frente a su par estadounidense.

Arabia Saudí y Rusia, los mayores productores, respaldan la contención de la oferta para mantener los precios por encima de los 50 dólares.

La OPEP - Organización de Países Exportadores de Petróleo- ha decidido extender los recortes a la producción de crudo más allá de marzo de 2018. De este modo se ha prolongado el acuerdo adoptado a finales de 2016 después de que el precio del barril de petróleo cayera de los 100 a los 25 dólares, causando estragos en la industria petrolera.

0,09375