Sánchez y Casado escenifican sus diferencias en el Congreso antes de su ‘cara a cara’

Pedro Sánchez
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Congreso ha acogido esta lluviosa mañana de miércoles en Madrid la primera sesión de control al Gobierno desde que se decretó el estado de alarma por el coronavirus. Una cita que ha servido para escenificar la distancia que separa a Pedro Sánchez y a Pablo Casado ante la posibilidad de unos nuevos Pactos de la Moncloa. Un acuerdo del que se desmarca por ahora el líder del PP en vísperas de la reunión anunciada desde el Ejecutivo, que estaría en el aire.

Lo vivido esta mañana en un hemiciclo prácticamente vacío podría resumirse en tres palabras: diálogo de sordos. Mientras que Casado ha dedicado sus dos intervenciones a criticar la gestión del Gobierno en esta pandemia, Sánchez ha insistido en su mano tendida para un acuerdo de “reconstrucción”.

“Queremos la victoria total y la queremos con la unidad”, ha defendido el jefe del Ejecutivo, que ha apelado al PP y al conjunto de las formaciones de la Cámara para lograr este pacto, ya que “la envergadura de la crisis va a necesitar del concurso de todos”.

La respuesta de Casado ha sido clara. “A usted solo le importa el poder”, ha recriminado el popular al socialista, a quien ha exigido que no les “venda su teatro de guiñoles en el que ni usted sabe ni el guion ni los personajes”. Para el máximo responsable del PP los acuerdos “se basan en la confianza y de usted ya no se fía nadie” y ha recordado que no es el máximo representante de los españoles.

Usted no es el Rey por mucho que nos invoque a una ronda consultas”, ha destacado Casado, que ha retado a Sánchez a llegar a acuerdos “con luz y taquígrafos” en órganos como la Conferencia de Presidentes o la Comisión sobre el Pacto de Toledo.

Previamente, ha relatado algunos de los “piropos” que recibió por apoyar el estado de alarma “cuando sus socios le dejaron tirado”, como “inútil, indigno, irresponsable, incompetente, indecente” o “desleal”. El popular se ha preguntado si “esto es la desescalada política”. “¿Es el espíritu del pacto de corazón que nos ofrece?”, “¿la lealtad y unidad que nos impone con una mano mientras que con la otra suelta al doberman clásico del PSOE?”, ha destacado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA