Sánchez señala que hay aliados de Putin «en París y Madrid» que ahora no reconocen que su régimen les ha financiado

Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha señalado este miércoles que hay aliados del presidente de Rusia, Vladimir Putin, que ahora no reconocen haber sido apoyados e incluso «financiados» por su régimen y que están en Moscú y Kiev pero también en «París y Madrid».

En su intervención durante la clausura de la Asamblea Confederal de UGT en Córdoba, Sánchez ha asegurado que Putin ha venido agrediendo a Europa «sistemáticamente» durante «todos los años que lleva en el poder» a través de la desinformación y los ciberataques.

También, según ha afirmado, apoyando a movimientos políticos en Europa que están dedicados a socavar los cimientos y los valores europeos. Entre ellos ha citado a «movimientos ultraderechistas en nuestro país» y a el partido de Marine le Pen en Francia.

En este sentido ha indicado que el continente se enfrenta ahora a una disyuntiva: «Más Europa o más ultraderecha», según ha manifestado y que por eso es importante fortalecer los valores que representa, a su juicio, el movimiento obrero, los sindicatos de clase y los partidos progresistas y que están siendo socavados ahora «por Putin».

MÁS EUROPA O MÁS ULTRADERECHA

Por tanto, considera que es decisivo entender que lo que ocurre en Ucrania «nos afecta en primera persona», según ha sostenido. Así, ha señalado que probablemente «la munición de Putin» no llegará a España ni a otros países europeos pero sí lo harán las consecuencias en términos de convivencia y de «cuestionamiento de la democracia».

En la misma línea ha apuntado que Putin y sus aliados de ultraderecha en Europa pretenden socavar todo lo construido por la UE durante décadas y que por tanto es pertinente esa pregunta entre Europa o la ultraderecha.

ELOGIA LAS PALABRAS DE ZELENSKI

Sánchez también ha hecho mención a las palabras pronunciadas este miércoles por el presidente ucraniano Volodimir Zelenski en su intervención en el Congreso de los Diputados, donde comparó los bombardeos que están sufriendo ciudades como Mariupol con el de Guernica en 1937.

«Eso nos retrotrae a otras épocas y fija claramente el diagnóstico de lo que estamos viviendo a las puertas de Europa», ha señalado, que a su juicio no es una disputa territorial entre países vecinos sino el ataque de un «autócrata» a un país soberano y libre.

Así, ha asegurado que no se está librando únicamente la batalla de los ucranianos por su libertad, también se está atacando a Europa, que se siente agredida y muestra su solidaridad.