PSA ultima un plan con los sindicatos para garantizar las condiciones sanitarias de su reapertura

Producción del Opel Combo en la planta de PSA en Vigo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Grupo PSA trabaja en un paquete de medidas de control sanitarias, en colaboración con las organizaciones sindicales, que también han realizado sus propias contribuciones al plan, con el objetivo de crear las condiciones necesarias para un acometer un regreso seguro de los trabajadores a la actividad.

Según informó el grupo automovilístico, este conjunto de medidas ha contado con la supervisión de equipos médicos y se implementará en los sectores de actividad en los que opera, como el comercial, el industrial y el terciario.

Este protocolo exige tomar la temperatura a los empleados, llevar las mascarillas que serán entregadas diariamente, respetar la distancia de seguridad entre las personas, mantener las puertas abiertas para evitar el contacto con los pomos, limpiar y desinfectar las premisas y lavarse las manos frecuentemente, entre otras medidas.

Además, la compañía se ha comprometido a que este plan se audite, con el objetivo de garantizar la «perfecta implementación» de todas estas medidas, que tratan de reforzar la seguridad de los trabajadores.

Si bien PSA había anunciado la suspensión de sus actividades industriales hasta este viernes 27 de marzo, la compañía establecerá un calendario para una reanudación gradual y segura en el marco del diálogo social. Por ello, acordará nuevas fechas para las fábricas mecánicas europeas.

«Tengo plena confianza en la capacidad de los empleados de PSA para ayudar a salir de esta crisis sin problemas. Nuestro espíritu de lucha y nuestra fortaleza mental colectiva son algunos de todos los activos que ponemos al servicio de nuestros conciudadanos», señala su presidente, Carlos Tavares.