“Prueba de mi Real aprecio”

Eusebio Leal, historiador de La Habana
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

A Eusebio, como todos le conocen y le dicen en Cuba sin mencionar apellidos ni títulos, el rey Felipe VI le acaba de condecorar con la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, una distinción instaurada en 1815.

Otro reconocimiento más para uno de los más ilustres cubanos vivos con una palpable obra diaria en el Casco Histórico en la conocida Habana Vieja. Entrevistado no hace mucho tiempo, declaró necesitar una vida más para darle continuidad a su obra.

El doctor Eusebio Leal Spengler, de 75 años de edad, es de esos pocos hombres insustituibles. En “prueba de Mi Real aprecio”, el rey Felipe se ha dirigido a él por, entre tantas virtudes, su “comportamiento extraordinario de carácter civil”, según indica una de las más altas condecoraciones conferidas por España.

Mucho tuvo que ver en esto el canciller Alfonso Dastis, quien fue el que la propuso. Y no como parte de una estrategia de mayor acercamiento a la isla, sino porque Leal se lo merecía con creces.

El Casco Histórico es Patrimonio de la Humanidad desde 1982 por decisión de la Unesco. Allí, en la antigua Lonja del Comercio, se levantó el primer negocio inmobiliario en La Habana, bajo los auspicios de Eusebio y la española Argentaria.