Otra vez Cuba en la controversia Rusia-EEUU

Los presidentes de Estados Unidos y Rusia, Joe Biden y Vladimir Putin, en su reunión en Ginebra. - -/Kremlin/dpa

Los presidentes de Estados Unidos y Rusia, Joe Biden y Vladimir Putin, en una reunión en Ginebra - Kremlin/dpa - Archivo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Dicen los sabios ancianos que no hay cosa que se repita más que la propia historia. Se está calentando el diferendo ruso con los gringos, OTAN de por medio, con unas conversaciones en Bruselas sin resultados concretos y ya hay quienes anuncian que desde los dominios de Pedro I podrían llegar tropas a Cuba como parte del pulso.

Vuelve otra vez a influir en el escenario internacional la envidiable posición geográfica de la isla a sólo 90 millas náuticas de las costas estadounidense y siempre codiciada por grandes potencias o intereses comerciales como centro de expansión y otros menesteres.

Politólogos y analistas dándose banquete a partir de ciertas declaraciones de un alto cargo ruso al que deben sumarse otras tantas provenientes del Caribe apoyando al Kremlin, sin que desde Cuba se conozca por el momento algún pronunciamiento oficial al respecto.

Muy disgustado el señor Putin con esos cohetes de alcance medio frente a sus fronteras con Ucrania y ese incremento de fuerzas militares por los alrededores.

Como en bronca de barrio que no llega a la violencia, los contendientes intentan negociar y, en caso negativo, pues presionar desde posiciones de fuerza. Diplomáticos con corbatas de seda y oficiales con uniformes de gala en acción.

Algo parecido ocurrió cuando la Crisis de los Misiles o Crisis de Octubre en que al final del peligroso episodio, y de espaldas a Fidel Castro, los gringos retiraron sus cohetes de Turquía y ellos los que estaban en Cuba.

Si se va a repetir la historia será asunto de los especialistas y estrategas de la política y de la guerra que se sabe soy muchos y variados en este ambiente, también recordado, de otra guerra fría.

Habrá que aguardar por los acontecimientos. Que sean los entendidos quienes vaticinen. Biden aumentará la vigilancia a Cuba no sea cosa que desembarquen de un lujoso yate de recreo cuatro rusos con algo enfundado y parecido a la última versión de un Kaláshnikov para que ahí mismo, como acto de magia, se enturbie el ambiente por este lado del charco.