Currently set to Index
Currently set to Follow

¿Oro 2.0? La subida de la inflación espolea la inversión en bitcoins

Criptomonedas

Criptomonedas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La inflación se ha convertido en el gran quebradero de cabeza de los mercados occidentales. A pesar de los llamamientos a la calma de los bancos centrales, que apuntan a que la situación será transitoria, lo cierto es que los inversores se han lanzado a buscar inversiones que les cubran contra la subida de precios, y entre ellas cada vez suena con más fuerza el bitcoin.

Las interrupciones de la cadena de suministros y los altos precios de la energía han disparado la inflación y obligado a los inversores a buscar coberturas. No es coincidencia que el mismo día que se conocía que el IPC de EEUU se disparaba hasta el 6,2%, su tasa más elevada desde 1990, el bitcoin alcanzaba brevemente un nuevo máximo histórico de unos 69.000 dólares.

“Nuestro modelo muestra que para el bitcoin, la importancia de la inflación y la cobertura contra la incertidumbre se convierten en impulsores más importantes con el tiempo, representando el 50% de los movimientos de precios en el último ciclo en relación con el 20% en 2017”, señalaban los economistas de Bloomberg Björn van Roye y Tom Orlik en un reciente informe.

“Del 20 de julio al 8 de octubre, los factores dominantes que afectaron al bitcoin fueron la exuberancia del mercado y el miedo a la inflación”, dijeron los economistas de Bloomberg, basándose en sus modelos.

El bitcoin duplica su precio en seis meses

En los últimos meses el bitcoin ha protagonizado una escalada casi ininterrumpida que le ha llevado a alcanzar esta semana un nuevo récord en 69.000 dólares, si bien posteriormente ha caído al nivel de los 64.000 dólares. La popular criptomoneda, siempre muy volátil, había caído en mayo a un nivel de 37.300 dólares, lo que implica haber duplicado su precio en apenas seis meses.

Pero no solo ha sido el bitcoin la criptomoneda que ha subido. El conjunto del mercado de criptos se sitúa al borde de los tres billones de dólares tras haber alcanzado esa cifra efímeramente esta semana.

La subida de la inflación también se está dejando notar en otras inversiones que tradicionalmente se usan como cobertura contra ella, como el oro. De hecho, el pasado jueves los datos del IPC de EEUU también dispararon al metal amarillo, que alcanzó 1.864 dólares la onza, sus máximos de cinco meses.

Oferta limitada de bitcoins

Los datos de Bloomberg parecen respaldar  inversores alcistas en bitcoin, como el director ejecutivo de MicroStrategy, Michael Saylor, que cree que la oferta limitada de bitcoins supone una cobertura viable contra el aumento de la oferta de monedas fiduciarias de los bancos centrales de todo el mundo.

Cuando se creó el bitcoin en 2009, se estableció que tendría un suministro fijo de 21 millones de monedas que tardarían más de 130 años en ser minadas. Desde su creación, se han acuñado casi 19 millones de bitcoins, y se estima que casi 4 millones de bitcoins se han perdido.

El límite de la oferta y el aumento del precio del bitcoin también podrían estar estimulando la demanda restante de la moneda, según Roye y Orlik, que estiman que la mitad de su reciente rendimiento proviene de los operadores de impulso y la exuberancia del mercado, lo que significa que a medida que los activos de riesgo, como las acciones, suben, también lo hace el bitcoin.