¿Saber o no saber?

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A estas alturas de la película mi jefe está acojonado. Ya no sabe qué es más lamentable: si saber y callar o directamente, y realmente, no tener ni idea de nada. Hablo refiriéndome a los del PP y al caso Bárcenas, porque el menda, hasta esta misma mañana, figuraba en la página web del partido con todos los cargos que en su día ocupó. Tal cual. Y nadie parecía haberse dado cuenta de ello tras cuatro días de bombardeo mediático. Menudo control interno, macho.

Y es que ya me lo ha reconocido abiertamente el tipo, cuando he hablado con él: "Bartolo, estos cada vez me dan más miedo". Miedo porque, de saber y callar, son cínicos hasta decir basta. Y miedo porque, si realmente no tenían ni idea, habría que preguntarse en manos de qué gente estamos. Un tipo con coche, despacho propio y de todo ahí puesto, tiempo después de haber abandonado sus cargos. Ahora, claro, a echar balones fuera: "No, es que ya no es del partido y hace tiempo que…". Ya, ya, ya. Lo dicho: qué miedo.

Aunque lo que más le preocupa a mi jefe son, como casi siempre, lo que hacen los de enfrente. O, mejor dicho, lo que no hacen. Rubalcaba y compañía, digo. A esos ni se les ve ni se les espera. Madre mía, qué percal tenemos.