Madrileños de pro por el mundo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Arranca la semana con uno de esos acontecimientos que, al menos desde mi pobre experiencia política, hacen augurar algo así como el fin del mundo: Esperanza Aguirre ficha como consejera de una empresa catalana. ¡Ella, que es madrileña de pro!

A mí eso me chirría, pero como bien apunta mi jefe, él también es madrileño y nunca ha tenido inconveniente con el origen de la empresa que le contrata. Claro que él tampoco ha salido con frases como aquella de ‘mejor en manos alemanas que catalanas’, como me recuerda me superior que comentó la señora Aguirre al respecto de Endesa.

Otro asunto es que un cargo privado como éste sea o no compatible con el cargo público que ostenta, como presidenta del PP de Madrid. De cara a la sociedad, no está de más recordar, me ha dicho, aquello de la mujer del César que ya les comenté la semana pasado.

Que oye, allá cada cual: el partido sabrá si puede mantener ambos o no, me ha dicho el señor que me paga el sueldo. Que él en esas cosas no entra, pero igual no a todos los simpatizantes del grupo les parece bien.