Dos presidentes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los dos presidentes no son los que iban ayer en el AVE si no los que se sentaron juntos en Zúrich en la ceremonia del Balón de Oro. Florentino y Rosell mandan más que cualquiera, a su lado los presidentes autonómicos o del Gobierno no son más que figuras intercambiables sentadas en su palco. Florentino y Rosell son los dueños del moderno circo romano donde el público ruge contra el árbitro y abuchea al rival con cánticos que suenan espeluznantes.

Si el Barça es más que un club el Madrid es más que un ministerio, eso lo sabe cualquiera que se haya fijado un poco. El presidente del Barcelona ha conseguido la exclusiva de los gritos de “independencia” en su campo, y el del Madrid que el Ayuntamiento le dé permiso para cambiar la fisonomía de La Castellana y construir un hotel en una zona que hasta el momento era un aparcamiento de superficie. En su día logró permiso para edificar las cuatro torres que se ven desde que sales del puerto de Somosierra.

El poder de Florentino y Rosell es descomunal y está sometido a unas urnas de cartón que manejan con fichajes y pases mágicos que apelan a sentimientos primarios. Mientras Messi sea culé Rosell y Mas tienen asegurado el lleno en el campo y la entrega de voces a las intenciones soberanistas. Lo tiene peor Florentino porque Mourinho se le ha enquistado como una amante cara a la que no termina de quitarse de encima. El Bernabéu quiere a Casillas como quería a Raúl y a Juanito, es una línea sucesoria marcada por los años y el afecto.

Las cuentas que manejan estos dos presidentes son las más elevadas del Estado, ningún otro organismo puede pagar las fortunas que sueltan a sus jugadores estrellas. Y Hacienda nunca termina de entrar a fondo en las finanzas de los grandes clubes en cuyos palcos se forjan negocios rentables.

En Zúrich dice Rosell que le dieron ganas de “ponerse chulo con Florentino” supongo que por Messi pero da igual, lo que en realidad saben hacer es ponerse chulos y echar carnaza al pueblo que agradecido paga por una localidad precios que son de otro mundo. El fútbol goza del privilegio de estar apartado de las cuitas menores: de las deudas, de los impagos, de la falta de trasparencia que se vive entre las cloacas de managers y “chupóteros” que se lo llevan crudo a comisión.

Al lado de estos dos Rajoy y Mas son unos “mandaos” que se reúnen cada cierto tiempo y que ayer inauguraron un AVE de Barcelona a La Junquera. En cambio Florentino y Rosell son los dueños del cotarro tanto de la Liga como de la Champions, ¡dónde se va a comparar!