El mundo financiero es el mismo de siempre

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Hay gran alegría en determinados mercados tras constatar que los grandes bancos españoles pueden volver a financiarse a un precio más o menos decente. Esto significaría que la 'marca país' o ya no se arrastra o que, por lo menos, no se arrastra tanto como antes. Sin embargo, mi jefe no se mostraba tan optimista al respecto. Sí, las noticias son aparentemente buenas pero… ¿y el trasfondo?

Desde los inicios de esta crisis el veterano periodista que nos aguanta y nos da chapas a partes iguales siempre ha defendido que de ésta, se salga como se salga, se tiene también que salir con un "nuevo orden financiero mundial" establecido. Esto quiere decir que la relación entre el entramado financiero y las autoridades políticas del mundo tiene que cambiar y basarse en otros principios diferentes a los actuales entre los que destaque, a poder ser, la transparencia. Porque parte de esta crisis se la debemos, todos, al hecho de que nadie sabe dónde tienen realmente sus activos muchas de esas entidades (con la consiguiente especulación que se genera en base a esa incertidumbre).

Mi jefe considera que a día de hoy el mundo financiero no ha puesto en orden sus cuentas ni ha rendido las suficientes al personal. Que nadie sabe realmente, aún hoy, dónde hay o deja de haber exposición bancaria, y en qué medida. Los bancos, en definitiva, y sobre todo los grandes, siguen haciendo lo que les da la real gana. Y así se puede salir, claro, pero entonces se volverá a caer. Y pronto.