¿Un aeropuerto para Almodóvar?

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los controvertidos aeropuertos de algunas comunidades autónomas, caros de construir, infrautilizados y costosos de mantener, se han convertido en un símbolo del despilfarro y la mala gestión de los gobiernos regionales y en un recordatorio ‘monumental’ de esas dudosas prácticas del pasado.

Aún así, ahí están y su demolición no parece una opción a tener en cuenta. Por lo menos, por ahora. De modo que los actuales responsables de estas instalaciones parecen dispuestos a darles cualquier uso que sea posible con objeto de sacar un dinerillo que, como poco, alivie las cargas financieras que actualmente suponen para las arcas regionales.

Quizá un visionario, o un pionero, que tuvo muy claro desde el principio cuál iba a ser el futuro de estos aeropuertos fuera Carlos Fabra el antiguo ‘amo’ del PP de Castellón, a quien ahora parece que finalmente la justicia pasará algunas cuentas. Fabra, acompañado por el entonces presidente de la Generalitar Francisco Camps, abrió las instalaciones del aeródromo castellonense a los ciudadanos de a pie para que conocieran el placer de pasear por sus despobladas pistas de despegue y aterrizaje.

Ahora, según se dice en algunas capitales que comparten el problema, otros gestores han planteado otras posibilidades un poco más rentables para las autonomías implicadas. Por ejemplo, la realización de pruebas de automóviles o la cesión de las instalaciones para el rodaje de todo tipo de piezas audiovisuales, desde películas, a anuncios o a videos musicales. Y se comenta, por ejemplo, que en Ciudad Real, el manchego más célebre tras Don Quijote, Pedro Almodóvar, va a meter las cámaras en el aeropuerto para rodar unas cuantas escenas de su próxima película.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA