¿Lluvia de bonos basura en la Unión Europea?

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Algunos comentaristas financieros, y hasta más de un bloguero hispano, han dedicado sus escritos más recientes a explicar que no es un buen síntoma que la suerte de algunas compañías, o de algunos grupos empresariales, esté en manos de las restrictivas manos de los bancos que les niegan o les conceden el crédito. Esa circunstancia, que hace casi imposible que se creen nuevos puestos de trabajo o que se frene su destrucción es especialmente grave en España, pero la dependencia del crédito bancario es un rasgo común de las economías del Viejo Continente.

Y un rasgo que no se acaba de entender en los países cuya raíz se encuentra en las tradiciones anglosajonas. Allí, las empresas se financian de otra manera. En los mercados financieros. Con la colocación de deuda. Con créditos titulizados y negociables entre particulares que, muchas veces, reciben el poco decoroso nombre de ‘bonos basura’. Quizá ahora esta tendencia llegue al Continente. Pero no apuesten por ello.

Y un rasgo que no se acaba de entender en los países cuya raíz se encuentra en las tradiciones anglosajonas. Allí, las empresas se financian de otra manera. En los mercados financieros. Con la colocación de deuda. Con créditos titulizados y negociables entre particulares que, muchas veces, reciben el poco decoroso nombre de ‘bonos basura’. Quizá ahora esta tendencia llegue al Continente. Pero no apuesten por ello.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA