Aún hay lectores que buscan con avidez la prensa en los kioscos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los semanarios estaban muertos en el negocio periodístico desde hace más de una década. Más aún los que se publican en papel y apenas si desarrollan su presencia ‘on line’ que es, sobre todo, de pago. O eso parecía que había pasado. Y aún parece. Excepto que ese no sería el caso de Le Canard Echainé, la publicación satírica francesa más odiada por los políticos de aquel país, Sarkozy incluido, cuya llegada a los kioscos es esperada con avidez por multiples lectores. Muy especialmente, por aquellos a quienes puede afectar lo que aparece publicado en ella.

Dentro de dos días, este semanario volverá al kiosco y quizá hable, o quizá no, de las acusaciones que ha recibido Sarkozy procedentes de Libia. De las palabras del hijo favorito de Gadafi que aseguró que la última campaña electoral del presidente galo se vio favorecida por una inyección de capital de la familia del dictador. El asunto parece resuelto, pero no lo estará hasta del todo hasta que Le Canard llegué al kiosco.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA