La revolución de los rentistas y las políticas de Barack Obama

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Una explicación que se abre paso en algunos blogs sobre la creciente furia del Partido Republicano contra las decisiones de política económica de Barack Obama es el hecho, demostrable con cifras, de que el inquilino de la Casa Blanca ha elegido, de entre todas las posibilidades de que disponía, la estrategia que resulta más perjudicial para los estadounidenses ricos. De momento, su disposición a aumentar más el gasto público va a suponer el final de los recortes fiscales implantados por Bush que había permitido a este colectivo dejar de pagar a Hacienda unos 700.000 millones de dólares en los últimos seis años.

Pero hay más. Hace tres años, por cada medio millón de dólares invertido en un activo sin riesgo, como los certificados de depósito bancario a un año, estos ciudadanos obtenían de promedio unas ganancias de 26.500 dólares. Ahora, con las políticas de estímulo y los tipos de interés cercanos a al cero que se empeña en mantener la FED para impulsar la economía, esta misma inversión sólo reporta 7.500 dólares. Está claro, para los magnates rurales de EEUU Obama es sinónimo de menos beneficio y más impuestos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA