www.elboletin.com

El Banco de Japón prevé una contracción del PIB del 4,7% en 2020 si no hay un rebrote de la pandemia

Banco de Japón
Ampliar
Banco de Japón (Foto: BANCO DE JAPÓN - Archivo)

El Banco de Japón ha revisado ligeramente a la baja su cuadro macroeconómico para los próximos años y prevé que la economía japonesa registrará en 2020 una contracción del 4,7%.

miércoles 15 de julio de 2020, 10:11h

El Banco de Japón ha revisado ligeramente a la baja su cuadro macroeconómico para los próximos años y prevé que la economía japonesa registrará en 2020 una contracción del 4,7%, cuando el pasado mes de abril anticipaba una caída de entre el 3% y el 5%, según ha anunciado la institución, que ha decidido mantener sin cambios su política monetaria.

"La economía de Japón ha atravesado una situación extremadamente grave a raíz del impacto de la Covid-19 en el país y en el extranjero, aunque la actividad económica se ha reanudado gradualmente", señala la entidad en un informe.

De este modo, el Banco de Japón confía en que la actividad del país nipón mejore gradualmente a partir de la segunda mitad del año, aunque advierte de que es probable que el ritmo de recuperación "sea solo moderado".

En este sentido, bajo el supuesto de que no se producirá un nuevo fuerte rebrote de la pandemia, el Banco de Japón prevé que el PIB registrará en 2021 un crecimiento del 3,3%, cuando en abril anticipaba una expansión de entre 2,8% y el 3,9%. De cara a 2022, la entidad espera que la economía nipona crecerá un 1,5%, frente al rango de entre el 0,8% y el 1,6% previsto anteriormente.

En cuanto a la evolución de los precios, el Banco de Japón anticipa que el país continuará en deflación en 2020, con una caída de la inflación del 0,5%, cuando en abril preveía una bajada de entre el 0,3% y el 0,7%.

En 2021, la tasa de inflación de Japón se situará, según el instituto emisor nipón, en el 0,3% y acelerará en 2022, hasta el 0,7%, todavía lejos del objetivo del 2% del Banco de Japón.

Por otro lado, el Comité del Banco de Japón decidió continuar sin cambios con su actual política monetaria y el resto de medidas de alivio cuantitativo y cualitativo para mantener bajo control la curva de rendimientos de la deuda nipona.

De este modo, el máximo órgano de política monetaria del BoJ decidió por una mayoría de 8 votos contra 1 mantener una tasa de depósito del -0,1% y llevar a cabo la compra de "la cantidad necesaria" de bonos del Gobierno de Japón sin establecer un límite máximo con el fin de que el rendimiento del bono japonés a 10 años se sitúe cerca del 0%.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios