www.elboletin.com

La ONU denuncia que las hostilidades en Libia "continúan" y lamenta que la salud de la población "está en riesgo"

Combatientes de una milicia de Misrata leal al Gobierno de Libia en Trípoli
Ampliar
Combatientes de una milicia de Misrata leal al Gobierno de Libia en Trípoli (Foto: Stringer/dpa)

"El conflicto y la pandemia de la Covid-19 representan una amenaza importante para la vida en Libia".

jueves 14 de mayo de 2020, 08:19h

La ONU ha denunciado este miércoles que las hostilidades en Libia "continúan sin cesar", al tiempo que ha lamentado que la salud y la seguridad de toda la población del país "están en riesgo", tanto por el conflicto en curso como por la pandemia del coronavirus.

"El conflicto y la pandemia de la Covid-19 representan una amenaza importante para la vida en Libia", han indicado en un comunicado conjunto las agencias de la ONU para los Asuntos Humanitarios (OCHA), para los Refugiados (ACNUR), para la Infancia (UNICEF), para la Población (UNFPA), el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Los firmantes han criticado que, a pesar de los repetidos llamamientos para un alto el fuego en Libia, también del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, "las hostilidades continúan sin cesar", por lo que el acceso y la entrega de suministros humanitarios básicos se ve comprometida en el país.

"Los trabajadores humanitarios enfrentan desafíos importantes todos los días para continuar con su misión", han recordado, señalando que, en marzo de 2020, los aliados humanitarios reportaron un total de 851 restricciones de acceso al movimiento de personal humanitario y a la distribución de artículos humanitarios dentro y hacia Libia.

Además, cerca de 400.000 libios se han visto forzados a desplazarse desde el inicio del conflicto hace nueve años. Alrededor de la mitad de ellos lo han hecho en el último año coincidiendo con el ataque a la capital, Trípoli.

En cuanto a la situación de muchos de los migrantes y refugiados, los organismos de Naciones Unidas han apuntado a que "es especialmente alarmante".

Desde principios de este año, más de 3.200 personas han sido interceptadas en el mar y devueltas a Libia, según el texto, que ha añadido que muchos terminan en uno de los once centros oficiales de detención.

Otros, por su parte, son llevados a instalaciones o centros de detención no oficiales a los que la comunidad humanitaria no tiene acceso. Así, Naciones Unidas ha insistido "reiteradamente" en que Libia no es un puerto seguro y que las personas rescatadas en el mar no deben ser devueltas en base a detenciones arbitrarias.

MUJERES Y NIÑOS

Por otro lado, los organismos han destacado que las mujeres y los niños continúan siendo los más afectados por el conflicto armado en curso en Libia.

Según han trasladado, durante el año pasado, Naciones Unidas verificó 113 casos de violaciones graves, incluidos asesinatos y mutilaciones de niños, ataques a escuelas e instalaciones de salud.

Los hospitales y centros de salud han sido blanco de bombardeos, lo que perturba "aún más" el "frágil" sistema sanitario de Libia. En este sentido, desde principios de año, al menos 15 ataques han dañado instalaciones de salud y ambulancias y lesionado a trabajadores sanitarios. "Estos ataques son una violación flagrante del Derecho Internacional humanitario y aún más atroces, si cabe, durante la pandemia de la Covid-19", han incidido.

En este contexto, la aparición del coronavirus en Libia plantea, a juicio de la ONU, una "nueva tensión para el sistema de salud", que ya está "sobrecargado", y "amenaza aún más a las personas más vulnerables del país".

Hasta el 13 de mayo, había 64 casos confirmados de la Covid-19, incluidas tres muertes, en diferentes partes del país africano, lo que indica que la transmisión local está teniendo lugar. "El riesgo de una mayor escalada del brote es muy alto", han advertido.

AGUA Y ALIMENTOS

En referencia a la seguridad alimentaria, "que ya es un desafío", han puntualizado, han especificado que se ve "comprometida" por la propagación de la Covid-19 y su impacto socioeconómico en las familias libias.

Asimismo, las últimas evaluaciones del mercado muestran que la mayoría de las ciudades se enfrentan a la escasez de alimentos básicos, junto con un aumento de los precios.

"La disponibilidad limitada de bienes y el aumento de los precios están afectando al mercado, al igual que las interrupciones de la cadena de suministros", han afirmado las agencias de Naciones Unidas, al tiempo que han advertido de que el apoyo "continuo" a la seguridad alimentaria dentro del país es esencial para que esta crisis de salud no empeore y pueda convertirse en una crisis alimentaria.

"Instamos a todas las partes en conflicto a proteger las instalaciones vitales de suministro de agua", han continuado, mostrándose preocupados "especialmente" de que las instalaciones de agua hayan sido "atacadas deliberadamente" o que "sufran ataques indiscriminadamente".

Esta circunstancia afecta a miles de mujeres y niños e impide los esfuerzos para implementar medidas básicas para la prevención de virus, como lavarse las manos.

"Apoyamos el llamamiento del secretario general para un alto el fuego global y una pausa humanitaria para salvar vidas y permitir a las autoridades libias y sus aliados dedicar poner el foco en detener la propagación de la Covid-19", han especificado.

"La comunidad internacional no debe hacer la vista gorda ante el conflicto en Libia y su efecto catastrófico para los civiles, incluidos los migrantes y refugiados, en todo el país", han zanjado, insistiendo en que son necesarios "fondos con urgencia", si se quiere que Naciones Unidas continúe su labor en Libia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios