www.elboletin.com

El 82% de los médicos de urgencias en Madrid tienen contrato temporal y exigen garantías

Médicos de Urgencias del Hospital Severo Ochoa
Ampliar
Médicos de Urgencias del Hospital Severo Ochoa (Foto: CCOO)

La plantilla de Urgencias del Hospital Severo Ocho tiene la sensación “de ser utilizados como pieza de recambio”.

viernes 24 de abril de 2020, 06:00h

La precariedad golpea con dureza a los médicos de Urgencias de Madrid. La gran mayoría de estos profesionales sanitarios del SERMAS carecen de un contrato fijo. En concreto, el 82% son temporales y un buen número tiene contratos por guardias. Ante esto, exigen a la Consejería de Sanidad que les garantice el mantenimiento de sus puestos de trabajo una vez pase la crisis sanitaria por el Covid-19.

De una plantilla de 558 médicos contratados, destaca CCOO, 98 son fijos, 371 interinos y 89 eventuales. Esto se pone de relieve, por ejemplo, en el Hospital Severo Ochoa, donde “solo un 8% poseen fijeza, mientras que el resto ha pasado por diferentes tipos de contratación”. La “máxima estabilidad” de muchos de estos profesionales sanitarios ha sido el “nombramiento interino, que sólo mantiene un 33% de estos profesionales, y que además se ha perpetuado en el tiempo sin la opción de acceso a una plaza en propiedad”.

Este sindicato reclama que se hagan contratos estables a los urgenciólogos del SERMAS para garantizar la “dignidad laboral” y una mayor calidad asistencial a la ciudadanía.

Estos mismos profesionales afirman en su escrito su “disposición y colaboración en todas las situaciones conflictivas que se nos han planteado, que no han dejado dudas sobre nuestra profesionalidad”. “Es por ello que en este momento, en que nuestra entrega ha superado todos los límites imaginables, exigimos que se reconozca, no deseando que la ignorancia a nuestra solicitud quiebre la buena voluntad que siempre hemos puesto en el desempeño de nuestro trabajo”, sostienen.

Los urgenciólogos del mencionado hospital madrileño, según recoge CCOO, tienen “la inevitable sensación de ser utilizados como pieza de recambio, en cualquier momento sustituible”. “La necesidad prematura de personal, motivada por la crisis sanitaria del coronavirus, ha hecho que a estas personas con nombramiento por guardias se les haya modificado su contrato a jornada completa”, afirman.

No obstante, “y a pesar de su incuestionable formación, su entrega y dedicación en estos momentos, exponiendo su salud y trabajando en condiciones claramente mejorables, desde la Dirección de Recursos Humanos se les continúa maltratando, estableciendo contratos mensuales y renovables en virtud de la situación de la pandemia”, exponen en sus quejas dirigidas a la Comunidad de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios