www.elboletin.com

El Banco de España pide “rapidez, contundencia y coordinación” europea en la respuesta al Covid-19

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, durante su intervención en la jornada de inauguración del Curso de Economía organizado por APIE en la UIMP
Ampliar
Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, durante su intervención en la jornada de inauguración del Curso de Economía organizado por APIE en la UIMP (Foto: APIE)

El gobernador confía en que los daños se mitigarán y, sobre todo, que serán lo más transitorios posible.

miércoles 22 de abril de 2020, 14:02h

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, considera que las respuestas de las autoridades nacionales y europeas, tanto en materia fiscal, monetaria, como supervisora, deben ser "rápidas, contundentes y coordinadas".

En caso de que así se lleven a cabo, Hernández de Cos confía en que los daños se mitigarán y, sobre todo, que serán lo más transitorios posible.

No obstante, el gobernador ha avisado de que las medidas de contención del coronavirus Covid-19 tienen de un modo innegable un impacto en la economía "muy severo" en el corto plazo.

Así lo ha puesto de manifiesto Hernández de Cos en una carta incluida en el Informe Institucional del organismo publicado este miércoles, un documento en el que se ofrece una visión de la organización y estructura del banco, de las distintas funciones que lleva a término, así como un resumen de las actividades más relevantes que se han realizado a lo largo de 2019.

"Con independencia de los efectos negativos tan relevantes que la pandemia está teniendo en el ámbito de la salud de los ciudadanos y su inevitable repercusión en la organización social, resulta innegable que el impacto en la economía de las medidas de contención está siendo muy severo en el corto plazo", ha indicado.

El gobernador del Banco de España ha relatado cómo la enfermedad ha dado lugar a un reto de salud pública de primera magnitud, que ha requerido la adopción de medidas extraordinarias de limitación de la movilidad de las personas y de cese de una parte importante de la actividad productiva. Esta circunstancia ha sido calificada como de "absoluta excepcionalidad".

Según las estimaciones del organismo, el PIB caerá entre un 6,6% y un 13,6% en 2020 en función de lo que dure la alarma. El déficit público podría situarse entre el 7% y el 11% del PIB, la deuda pública entre el 110% y más del 120% y la tasa de paro entre el 18,3% y el 21,7%.

De acuerdo con su ámbito de competencias, el organismo trabaja desde el inicio de la crisis para garantizar el buen funcionamiento y la estabilidad del sistema financiero, que le permita mantener las condiciones necesarias para apoyar con su financiación a las empresas y a los hogares en este período de "extraordinaria dificultad".

Además, ha remarcado la colaboración estrecha que mantiene con los organismos internacionales en los que está integrado, como el Consejo de Estabilidad Financiera o el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, para ofrecer una respuesta "rápida y eficaz" a la crisis.

Hernández de Cos también ha subrayado la participación del organismo en la toma de decisiones del Banco Central Europeo (BCE), como la permisión de una aplicación flexible de las normas contables o la recomendación a los bancos de no distribuir dividendos a sus accionistas al menos hasta octubre de este año.

Por otro lado, en este entorno de enorme incertidumbre, el Banco de España ha apuntado a su estrecha colaboración con las autoridades económicas nacionales, asesorando al Gobierno de acuerdo con lo establecido en su Ley de Autonomía, que precisamente cumplió 25 años en 2019 desde su promulgación.

A su vez, mantiene un seguimiento reforzado de la evolución económica y financiera, particularmente de la que se está produciendo en el sector bancario.

Por su parte, la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, también ha hecho hincapié en los trabajos que está llevando a cabo la institución para contribuir a mitigar los efectos negativos que provocará la pandemia, aunque limitados a las funciones que le encomienda el ordenamiento jurídico.

Delgado ha indicado que, aunque el año 2019 se desarrolló en un ámbito de "normalidad" en cuanto a estabilidad económica y financiera, ha admitido que "lamentablemente" este escenario no se produzca en 2020. "Esto es previsible con los primeros datos que conocemos a principios de abril", ha precisado.

En cualquier caso, la subgonernadora del Banco de España ha aseverado que en estos momentos no resulta posible establecer unos parámetros fiables del impacto que el coronavirus provocará en la sociedad y las repercusiones que este hecho tendrá en el marco de la economía en general y del sistema financiero en particular.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios