www.elboletin.com

Aguirre presume de la construcción de hospitales pero Madrid apenas ganó camas con ellos

Esperanza Aguirre en la inauguración del Hospital de Torrejón
Ampliar
Esperanza Aguirre en la inauguración del Hospital de Torrejón (Foto: Comunidad de Madrid)

Las camas en “funcionamiento” de los hospitales de la Comunidad de Madrid apenas han aumentado pese a la apertura de nuevos hospitales.

viernes 27 de marzo de 2020, 06:00h

“En la etapa en la que estuve en la Comunidad de Madrid construí 12 hospitales públicos nuevos”. La expresidenta regional Esperanza Aguirre ha salido a escena para hacer bandera de su gestión al frente del Gobierno regional y afirmar que “recortes ninguno” en materia de Sanidad. No obstante, estos centros hospitalarios no han modificado apenas el mapa de camas disponibles para los ciudadanos.

Varios años después de la puesta en marcha de la mayoría de estos hospitales, muchos con gestión privada, la oferta de camas “funcionantes” ha mejorado muy poco. Según los datos del Ministerio de Sanidad, en 2007 la Comunidad de Madrid contaba con 12.784 camas en funcionamiento en el sistema público. Una década después, en 2017, este dato era de 12.832. Una diferencia que no llega ni al medio centenar de camas. En concreto, en una década la región solo ganó 48 camas. En cuanto a las “instaladas”, en 2007 había 14.168 y diez años después, 14.787.

Si nos fijamos en la Memoria Anual de Actividad del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) de 2018, el último publicado, la cosa cambia poco. La región dispone, tal y como recoge este documento, de un total de 14.334 camas “instaladas”. Este dato es menor que el facilitado por el ministerio sobre 2017. Y todo esto, con mucha más población.

El Gobierno madrileño destaca en el informe del SERMAS que a fecha de 31 de diciembre de 2018 la población con Tarjeta Sanitaria era de 6.675.501, aunque el total de personas con derecho a prestación sanitaria era de 6.784.804, un incremento del 3,25% con respecto al 2015 y más aún en relación a los poco más de 6 millones de 2007. Precisamente, atendiendo a esta memoria en los últimos años el número de camas, tanto “instaladas” como “funcionantes”, se ha ido reduciendo.

De esta manera, mientras que en 2015 había 15.035 “instaladas” y 12.577 “funcionantes”, tres años después, en 2018, se redujeron a 14.334 y 12.246, respectivamente. No obstante, en diciembre de ese mismo año el dato subió hasta las 12.565 en uso. La diferencia entre las que existen y las que se utilizan rozan las 1.800, y por eso sindicatos y organizaciones sanitarias han venido reclamando en los últimos tiempos que se reduzca para que más camas estén a disposición de la población.

Si la Comunidad de Madrid hiciese caso de las peticiones de estos colectivos se abriría un nuevo ‘melón’, que pasaría por la necesidad de contratar personal sanitario suficiente para atender esas nuevas camas. Algo de lo que no anda sobrada la Sanidad madrileña, como ha quedado de manifiesto estos días ante la crisis del coronavirus y como viene denunciando la Marea Blanca en las numerosas protestas que ha realizado durante los últimos años.

Gustavo García

Periodista adicto a los pasillos del Congreso de los Diputados y a algún cafetillo y pincho de tortilla en la Cafetería de la Cámara baja entre comparecencia y comparecencia. Los gin-tonics los dejo para los diputados... PSOE, PP, IU, UPyD, Podemos, nada se me escapa. Tampoco le hago ascos a la política local y, en especial, a lo referente a la Comunidad de Madrid, que siempre da mucho juego: Esperanza Aguirre, Ignacio González, Tomás Gómez,... Al pie del cañón en ElBoletin.com desde 2007.

Google Plus de Gustavo García

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL BOLETIN

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.