www.elboletin.com

Qué ver en Barcelona en un día

Qué ver en Barcelona en un día
Ampliar

En Barcelona hay muchas cosas que hacer y ver, por eso intentaremos crear un recorrido que te permita captar la esencia de la ciudad en menos de 24 horas.

jueves 21 de noviembre de 2019, 16:57h

Una de las ciudad más bonitas de España y del mundo, visitada cada año por millones de turistas. Hablamos de Barcelona, capital del arte, la cultura y la gastronomía de Cataluña. Aunque la ciudad merece mucho tiempo para conocerla, se puede visitar Barcelona en un día consiguiendo captar parte de su esencia mágica, sin renunciar a algunos de los lugares más bonitos y conocidos que esconden las espectaculares calles de la ciudad.

En Barcelona hay muchas cosas que hacer y ver, por eso intentaremos crear un recorrido que te permita captar la esencia de la ciudad en menos de 24 horas. ¡Empezamos ahora mismo!

Plaça Catalunya

Nada más llegar a Barcelona a primera hora de la mañana, lo primero que hay que hacer es dirigirse hacia la Plaça Catalunya, el centro neurálgico de la ciudad. La Plaça Catalunya, siempre llena de vida, es el punto de partida perfecto que conecta algunas de las principales arterias de la ciudad, como el Passeig de Gràcia, las Ramblas, Portal de l'Àngel, calle de Pelai o la ronda Universitat y de Sant Pere.

La Plaça Catalunya es el lugar ideal para empezar un recorrido por la ciudad y visitar los numerosos centros comerciales, tiendas y hoteles que se levantan en este lugar mágico. Con sus 30.000 metros cuadrados, no sabrás a dónde mirar. Los edificios, la vitalidad y la espectacularidad de este lugar lo convierten en el punto perfecto desde el que empezar tu visita a Barcelona, tanto si es de solo un día o más.

Paseo por Passeig de Gràcia

El Passeig de Gràcia, o Paseo de Gracia, es la avenida más exclusiva y elegante de Barcelona. Repleta de tiendas de lujo, es un recorrido por el modernismo de Gaudí, Montaner y Puig i Cadafalch. No hay un solo turista en el mundo que llegue a la ciudad y no pase al menos una vez por aquí, esta es sin duda una de las calles más bonitas de la capital catalana. Entre los numerosos edificios de incalculable valor arquitectónico, se pueden admirar algunos de los mejores restaurantes de la ciudad, hoteles de lujo y preciosas boutiques.

Pero no siempre fue así. Passeig de Gràcia tiene orígenes humildes. Alrededor del siglo XV era una zona rural muy pobre, a cuyos lados se extendían campos y huertos. Era conocido como el “Camino de Jesús” porque el único punto de interés que contemplaba era precisamente el convento franciscano de Santa María de Jesús, donde ahora se encuentra la majestuosa Casa Batlló de Gaudí. Tras la destrucción del lugar de culto en la Guerra de la Independencia española, en 1827 se llevó a cabo la urbanización de esta zona, convirtiéndose en uno de los lugares favoritos de la aristocracia de la ciudad.

A lo largo de la primera década del siglo XX, arquitectos modernistas como Antoni Gaudí, Puig i Cadafalch y Domènech i Montaner convirtieron Passeig de Gràcia en una de las calles más bonitas del mundo. Se construyeron maravillas arquitectónicas como la casa Milà, casa Batlló, casa Lleó Morera o casa Amatller. Los edificios, con una altura media de entre seis y siete plantas, se extienden hacia arriba hasta donde alcanza la vista e hipnotizan al turista con su maravillosas siluetas.

Sagrada Familia

No se puede ir a Barcelona sin visitar la Sagrada Familia, la extraordinaria basílica inacabada de Gaudí. Es la principal atracción turística de la ciudad, y no es por casualidad. Es uno de los principales puntos de referencia del turismo español, en los primeros puestos de la clasificación de los lugares más visitados del país. Más de tres millones de personas visitan cada año este maravilloso monumento para sumergirse en los secretos que esconde en su interior esta inmensa basílica.

La construcción de la Sagrada Familia empezó en 1882 pero, transcurridos más de 130 años, todavía no se ha finalizado. Es difícil poder decir cuándo terminarán realmente las obras. Lo importante es que se puede visitar y que el 7 de noviembre de 2010 el Papa Benedicto XVI consagró la obra otorgándole el título de basílica menor.

Antoni Gaudí, conocido arquitecto, se hizo cargo de las obras de la Sagrada Familia desde el inicio. Después de estudiar detenidamente los planos, decidió revolucionar por completo la arquitectura optando por un concepto inédito y alejado de los cánones de la época. Gaudí, todavía joven, se mostraba optimista y estaba convencido de que en menos de 10 años se habría completado la construcción de la obra. Desafortunadamente, pronto se hizo evidente que un templo con una capacidad para 13.000 personas y con 18 torres (la más alta de las cuales debía medir 170 metros de altura) no era precisamente una obra de unos pocos años de trabajo.

En la actualidad, la Sagrada Familia es un inmenso espacio en construcción del cual, algunas partes, ya se han construido y muchas otras están en fase de finalización. Según el cálculo de los expertos, podrían tardarse todavía unos treinta años antes de ver el proyecto terminado.

Déjate conquistar por la belleza de la Fachada del Nacimiento, dominada por cuatro torres (ya terminadas) que se pueden visitar a través de un sistema de ascensores y escaleras. Continúa la visita admirando el pequeño Claustre del Roser, un claustro de estilo gótico anexado al exterior de la iglesia y adornado con decoraciones cuyo tema central son las tentaciones del ser humano. Continuando hacia el lado suroeste, se puede admirar la Fachada de la Pasión, que representa los últimos días de la vida de Jesucristo. La Fachada de la Gloria, todavía sin finalizar, es la fachada principal. Sus obras empezaron en 2002 y se representa en ella el final y el principio de la nueva vida de Jesús.

Parque Güell

Diseñado por el arquitecto Antoni Gaudí, el parque Güell es una de las maravillas arquitectónicas que no deberían faltar en la lista de lugares para visitar en Barcelona. La historia del terreno en el que actualmente se encuentra el parque es singular. Inicialmente, el proyecto estaba destinado a un barrio residencial para la alta burguesía local, una especie de ciudad en miniatura, con jardines de estilo inglés y las mejores instalaciones para los estándares de principios del siglo XX. En 1899, el conde Eusebi Güell compró el terreno en la llamada «montaña Pelada», en el barrio de Gràcia, con el objetivo de crear una ciudad jardín de cuyo proyecto se encargaría Gaudí, que sin embargo no tuvo el éxito comercial esperado. Las obras se pararon en 1914 y no se reanudaron hasta 1922, cuando la ciudad de Barcelona compró el terreno y los edificios construidos en él. Sesenta años más tarde, el Parque Güell se destinó a uso público y se recalificó como parque, siendo declarado después Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Almuerzo en Gràcia

Después de visitar algunos de los lugares más bonitos de Barcelona, ​​es hora de disfrutar de un almuerzo digno de ese nombre en Gràcia. Desde el Parque Güell, continúa hasta el barrio bohemio de Gràcia. Ciudad autónoma en su origen, separada de Barcelona, ​la zona conserva un marcado sentido de independencia de la ciudad. Las calles están literalmente repletas de restaurantes y bares de tapas en los que disfrutar de un almuerzo de estilo catalán a precios muy asequibles.

Camp Nou

La tarde continúa en el Camp Nou, el estadio de fútbol de Barcelona, a pocas paradas de autobús. No importa si eres o no un apasionado del fútbol. La espectacularidad de este lugar te dejará con la boca abierta. Compra una entrada para conocer las instalaciones y el museo. Si quieres saltarte la cola en la taquilla, te recomendamos que compres tu entrada por internet, para poder disfrutar directamente de tu visita guiada y evitar perder tiempo. Un lujo que no te puedes perder si quieres ver la ciudad en un solo día, en caso de que elijas, por ejemplo, subir a bordo de uno de los numerosos cruceros que paran en Barcelona.

Las Ramblas

Vitalidad, multitud de turistas y, por supuesto, la fama que las preceden en todas partes. Hablamos de Las Ramblas, un paseo lleno de árboles único en el mundo. No ofrece visitas de especial interés, pero el constante ir y venir de gente en este lugar lo ha convertido en poco tiempo en uno de los símbolos de la capital catalana. La zona de tráfico restringido contribuye a llenar la calle de turistas y la acera central se encuentra entre dos calles de sentido único por las que circulan principalmente los taxis. Lo ideal sería pasar por aquí en días de partido del Barça para disfrutar plenamente del auténtico espíritu catalán. Las Ramblas cortan exactamente el centro histórico de la ciudad, desde Plaça de Catalunya hasta el Port Vell.

Paella y espectáculo de flamenco

El día está llegando a su fin, pero no te preocupes. Barcelona tiene todavía muchas cosas que ofrecer al turista decidido a descubrir sus secretos. Es el momento de disfrutar de un espectáculo de flamenco mientras cenas una deliciosa paella. La ciudad cuenta con numerosos tablaos, restaurantes con un escenario dedicado al flamenco. Se puede elegir entre propuestas económicas o más exquisitas, todas diferentes variedades de paella. Si quieres asegurarte de encontrar una mesa libre, debes reservar con un poco de anticipación. Así que, asegúrate de hacer tu reserva por internet antes de llegar a la ciudad, para poder tenerlo todo preparado. Disfrutar de un espectáculo tradicional, y visitar el Palacio del Flamenco, uno de los locales más respetados de la ciudad de Barcelona en cuanto a baile flamenco. Renovado en 2006, el local es una combinación perfecta de elementos tradicionales y tecnología. Con aforo para 380 espectadores, es una de las salas más grandes y majestuosas para disfrutar de un espectáculo de flamenco en la ciudad. Habitualmente, el programa nocturno está dividido en tres espectáculos, para que todo el mundo pueda disfrutar del show.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL BOLETIN

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.