www.elboletin.com

“Madrid puede expropiar viviendas a Blackstone pagando lo mismo que el fondo pagó a Botella"

Carlos Sánchez Mato
Ampliar
Carlos Sánchez Mato (Foto: Jaime Pozas)

Carlos Sánchez Mato, en una entrevista a EL BOLETÍN, insiste que Madrid puede tener 50.000 viviendas públicas en ocho años si se es valiente.

miércoles 08 de mayo de 2019, 17:00h

Carlos Sánchez Mato apura las últimas horas antes del pistoletazo de salida oficial de la campaña electoral a las municipales. Lo hace como concejal-presidente del Distrito de Latina y Vicálvaro, así como cabeza de lista de Madrid en Pie Municipalista. Pero este cierre de precampaña no está siendo sencillo.

El candidato a alcalde recibe a EL BOLETÍN en una tarde de agobio: a la mañana siguiente [por hoy] había la orden de dos desahucios [finalmente se paralizó] en Casa de Campo-Batán. Reconoce que es el día a día en una ciudad que no ha podido estar a la altura. Durante parte de la legislatura dirigió las cuentas del ayuntamiento más rico del país y ahora quiere hacerlo en lo más alto pero con un matiz: con la voluntad política y la valentía necesaria que, según denuncia, ha faltado por parte de Manuela Carmena.

¿Va a colocar Madrid en Pie Municipalista su rostro como logo de las papeletas?

Pues teniendo esta cara, creo que se responde la pregunta [risas].

¿Qué le parece este tipo de iniciativas y de estrategias electorales?

Respeto lo que hagan otras organizaciones políticas con sus estrategias de marketing y de hacer más popular otras candidaturas. Nosotros somos más de hablar de programas y de no intentar fomentar los hiperliderazgos. Pero, como ya digo, desde el respeto para quien considere que esta es una fórmula más y mientras forme parte de lo legal y permitido para los partidos políticos pues no hay ningún problema.

¿Cree que la política está girando cada vez más a los personalismos? ¿Es positivo?

Socialmente los seres humanos tenemos tendencias a buscar esa significación de asuntos complejos. Creo que hay asuntos complejos en Madrid por abordar y que son muy serios. Vemos todos los días situaciones de emergencias en vivienda donde se desahucian a familias con hijos sin que seamos capaces de darles alternativas habitacionales. Por lo tanto, ante estos asuntos tan duros, a poco que te importen los demás, el resto me parece menos importante.

Este mismo miércoles se desahucian a dos familias en Aluche.

Sí, son dos familias con hijos a cargos y con dificultades económicas suficientes como tanta gente en nuestra ciudad para poder implementar un derecho básico como la vivienda.

¿Y desde el Ayuntamiento de Madrid qué se puede hacer?

En primer lugar decir que son desahucios, este y tantos otros anteriores en Madrid, que el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra ha dicho que no se pueden realizar. En este caso por parte del BBVA y del fondo de inversión Divarian, participado también por el BBVA.

Las Administraciones Públicas tenemos que ser beligerantes, no podemos conformarnos con la situación; no nos puede hacer otra cosa que quitarnos el sueño y el tiempo. Tenemos que ser capaces de tener lo que ahora no hay en el Ayuntamiento: vivienda pública para poder ofrecerla a estas familias. En el pasado el PP lo que hizo fue lo contrario, lo que hizo fue vender y encima por debajo de precio. El equipo de gobierno actual en el Ayuntamiento no ha vendido ni una vivienda pero no ha sido capaces de construir, en este caso el Área de Equidad.

Pero, claro, ante esta realidad, ¿cómo se enfrenta uno a una crisis como la de los desahucios en Casa Campo-Batán?

En mi caso lo que estamos haciendo es apoyar a los colectivos de vivienda que están defendiendo a estas familias, también negociamos de manera directa con la entidad bancaria para intentar resolverlo. Acabo de enviar un correo electrónico para pedir que no se ejecute atendiendo esa resolución de la Nación Europea.

¿Qué respuesta aparece en este tipo de situaciones?

En ocasiones se paraliza un desahucio y en otras tenemos que ponernos en las propias viviendas para defender a esas familias a que no sean desalojadas. Mañana [por hoy] estaré en los desahucios como en tantas ocasiones para intentar evitar que se produzca algo que es una vergüenza para una sociedad desarrollada como la madrileña.

¿Y se puede prometer un Madrid libre de desahucios?

No tengo competencias en materia judicial ni como concejal-presidente de Vicálvaro y Latina, ni las tiene la alcaldesa de Madrid. Lo que sí ocurre es que las Administraciones Públicas tienen la obligación de estar a disposición de las familias para resolver el problema que se produce después del desahucio. Y no hemos estado, desde ninguna Administración Pública, a la altura en toda esta crisis humanitaria.

Pero, entiendo, que tampoco cuando estaba dentro del Gobierno del Ayuntamiento.

Yo sigo en el Ayuntamiento de Madrid y no estamos a la altura porque con un Presupuesto de 5.000 millones de euros y con las cuentas rebosando –que hablamos de 1.250 millones parados-, mañana [por hoy] no tengo un techo para ofrecer a estas familias. Me parece vergonzoso. Es el fruto de determinadas políticas de austericidio.

Es dura la autocrítica, ¿no? Es reconocerle a una familia que el ayuntamiento más rico de España no está a la altura.

Eso es…

¿De cara al futuro se puede revertir?

Por supuesto que se puede. Hay capacidad financiera y económica para poder actuar en este tipo de situaciones. Lo que no se puede es aceptar las directrices que salen desde el Partido Popular y luego desde el PSOE que impiden actuar. Lo impiden de manera clara porque los incrementos presupuestarios que tuvieron lugar en la primera parte de la legislatura, que eran compatibles con tener superávit y con reducir la deuda, fueron utilizados como arma arrojadiza. Es una vergüenza.

No es una autocrítica. Es una crítica profunda a quienes lanzan esas políticas, en este caso al PP y al PSOE que cambiaron la Constitución para poner los intereses de los bancos por delante de los intereses de las familias desahuciados; y en segundo lugar a quienes aceptan desde una pretendida izquierda amable que hay que pactar o conchabar con este tipo de decisiones. Eso es lo que Más Madrid hizo cuando Manuela Carmena consideró que había que poner los intereses de una política pactista con el PP en vez de defender que los recursos municipales tienen que estar para resolver estos problemas como los desahucios.

Hablas de una “pretendida izquierda amable”, ¿es Madrid en Pie Municipalista la única candidatura de izquierdas?

Ya me gustaría a mí. No soy quien para poner carnets de izquierdas o de derechas, pero lo que está claro es que ser de izquierdas no es decirlo sino actuar en consecuencias. No se puede catalogar uno de izquierdas y al mismo tiempo estar haciendo planteamientos en contra de derechos fundamentales como los que he descrito.

Este mismo martes Manuela Carmena ha pedido a los madrileños que apuesten por el voto útil y entiendo que se refiere a su candidatura y que es un mensaje a sus posibles votantes, ¿se puede alejar el fantasma del voto útil?

Es lógico que reclame el voto para su opción política, pero la utilidad del voto lo tiene que ver cada persona. En nuestra opinión, quien quiera políticas valientes y que aborde los problemas de vivienda, de movilidad, de urbanismo pues que mire a IU Madrid en Pie Municipalista. ¿Por qué? Porque hemos demostrado en estos cuatro años capacidad de enfrentarnos a quienes plantearan que el rumbo había que girarlo con respecto al que manteníamos en la oposición.

¿Por qué se reducen esas aspiraciones que comenta?

Creo que ha pasado muchas veces anteriormente a estas situaciones.

Pero gobernar también, en parte, es asumir contradicciones, ¿no?

Claro, pero esas justificaciones tendrán que darlas quienes renuncian a las cosas que se pueden y se deben conseguir. Hay quien piensa que por qué no hacer algo que se puede hacer en cuatro años, en ocho pero es que mañana [hoy] tenemos dos familias que desahucian en Latina y entonces creo que esas personas y tantas otras no pueden esperar.

Pongo un ejemplo: hemos avanzado mucho en poner recursos presupuestarios para reducir el desequilibrio territorial pero a día de hoy hay 100 millones de euros aprobados para arreglar la Plaza de España y mi padre que es ciego se tropieza año tras año en el mismo bache por aquí, en Aluche. El reequilibrio territorial no es solo decirlo sino también actuar en la periferia donde es fundamental poner dinero.

¿Ha pecado el Ayuntamiento de realizar más una campaña de marketing o maquillaje al mirar más al centro?

No considero que Madrid Central sea maquillaje, es un avance muy importante y que todos compartimos que había que hacerlo.

¿O quizá mirar más a los distritos más ‘famosos’?

Lo que sí es verdad es que el problema de contaminación no afecta solo a Madrid Central. Tenemos que tener en cuenta el conjunto de la ciudad. El aspecto crítico no es que se haga Madrid Central que aplaudimos y saludamos, sino que al mismo tiempo se planteen desarrollos urbanísticos que van en contra del modelo de movilidad que el Plan A de calidad del aire se pueda cumplir.

O sea: un modelo de movilidad se da de tortas con un desarrollo urbanístico en Chamartín. Lo que haces es multiplicar los desplazamientos y al no haber más dotación de transporte público, se moverá la gente en vehículo privado. No se pueden hacer políticas de movilidad que son parches, que arreglan una cosita y estropean una más grande.

¿Ha sido la Operación Chamartín la gota que colmó el vaso para conformar una candidatura distinta?

No es un tema de gotas que colman vasos. Está claro que hay diferencias programáticas y políticas profundas entre ese espacio amplio que conformó Ahora Madrid. No fuimos nosotros lo que abandonamos el espacio de Ahora Madrid. Eso se lo tendréis que preguntar a Manuela y a otros compañeros que han decidido irse a Más Madrid. Nos hubiera encantado que ahora hubiese un proyecto dialogado, debatido de manera colectiva y donde no todos pensamos lo mismo. No fuimos nosotros quienes tiramos la toalla. Fue Manuela quien decidió montar un proyecto separado en el que no teníamos acogida el resto.

¿Realmente tiene solución el problema del alquiler en Madrid?

Por supuesto. Planteamos que podemos poner en funcionamiento hasta 50.000 viviendas públicas en los próximos ocho años. Es perfectamente posible. Tenemos suelo, tenemos capacidad económica. Lo que falta es lo que alguna gente no tiene: voluntad política. En nuestro caso eso sí existe.

Luego hay 150.000 viviendas vacías que durante estos años tanto PP como PSOE han evitado desarrollar reglamentariamente herramientas fiscales que permitan que gravemos el IBI a estas viviendas. Eso ha sido un elemento que ahora se ha arrancado a nivel estatal gracias a IU y Podemos.

¿El Ayuntamiento de Madrid tiene que apostar por la expropiación de las viviendas vacías de los bancos? ¿Puede hacerlo aunque genere problemas judiciales o de indemnizaciones?

En este caso no es ningún tipo de problema. Expropiar lo hace el Ayuntamiento en muchas ocasiones. Es algo perfectamente posible dentro de los márgenes legales. Expropiar significar pagar el justiprecio. No estamos hablando de quedarse de gratis con nada, quiere decir que hay que justificar y actuar.

En Madrid hablamos de grandes propietarios y grandes tenedores de vivienda. Hoy [martes] hemos estado en una de las delegaciones que tiene Blackstone en Madrid. Tiene cerca de 30.000 viviendas que se las ha quedado en esta crisis inmobiliaria a precio de derribo y comprándolas por debajo de precio al Ayuntamiento de Madrid [de Ana Botella]. No hablamos de nada que no esté en la ley, hablamos de que se utilicen herramientas. Pero luego hay algunos que piensan que no nos podemos enfrentar a estos grandes colosos desde el punto de vista de la gestión inmobiliaria.

Pero, por ejemplo, Blackstone no dejará escapar ese gran activo, esta joya que tiene en Madrid.

Blackstone pagó 128 millones de euros por las viviendas sociales en la ciudad de Madrid. El Tribunal de Cuentas ha condenado a Ana Botella y su equipo por haber vendido por debajo de precio estos inmuebles. Creo que hay elementos suficientes como para que un ayuntamiento, ante una emergencia habitacional como la actual, pueda decir que utiliza la ley, la que permite expropiar, para quedarse esas viviendas y pagar el justiprecio.

Siempre que se ha hablado de revertir esta venta de viviendas a fondos buitres, partidos como Ciudadanos han mostrado su oposición bajo el argumento de que generaría indemnizaciones multimillonarias.

¿Multas multimillonarias por qué? ¿Por expropiar?

Habría que pagar un precio por ellas. ¿Se ha calculado? ¿Se puede asumir el coste y el riesgo?

Perfectamente. ¿Sabes cuál sería el precio que tendríamos que pagar según Madrid en Pie Municipalista por esos pisos? El precio que pagó el fondo de inversión por ellos, actualizado con el tipo de interés legal del dinero.

¿Se puede hacer al día siguiente del llegar al Ayuntamiento?

Claro que se puede hacer. Ahora ha faltado voluntad política.

En una reciente entrevista habló de que el proyecto de Manuela Carmena “no supone hacer frente a poderes económicos políticos y financieros que tienen claramente diseñado cómo tiene que ser la ciudad”. Entiendo que se refiere al BBVA y a la Operación Chamartín.

Simplemente hay empresas que hacen mucho negocio a costa de las Administraciones Públicas. Y se ponen de acuerdo para acudir de una manera concertada a las licitaciones, a las macrolicitaciones que hacemos, por ejemplo, con la limpieza. No lo digo yo. Lo dice la CNMC que sancionó a las empresas más importantes de este país por llevarse la limpieza y la basura más barata en las ciudades más importantes del país.

Cuando esto sucede, no podemos poner caras de cándidos y decir: ‘Uy, esto está pasando y no tiene nada que ver con la legislación vigente’. No, eso es vulnerar las leyes. Lo que pensamos es que los servicios públicos tienen que hacerse de forma directa y que cuando se hace de manera indirecta no se puede presumir de que el proceso de licitación es maravilloso, cándido y limpio. Ahí hay una responsabilidad de los gestores porque pudiendo revertir esas situaciones no lo hacen.

Pero en esta legislatura no se ha podido revertir y ha salido un nuevo contrato. ¿Por qué ahora sí cuando en 2015 había el furor del ascenso de Ahora Madrid?

Algunas y algunos hemos defendido, también desde dentro del gobierno, que había que cambiar esto. Hay determinados contratos que recuperarlos cuando no han vencido todavía tienen un coste económico elevadísimo. Cuando vencen los contratos, como ocurrió con el de recogida de residuos, entendemos que esa dificultad no se produce por lo que hay que hacer es asumir la gestión de manera directa.

Pero la recogida de residuos sigue en manos privadas

Quien tiene que explicarlo es Manuela Carmena e Inés Sabanés. Podía haberse hecho perfectamente. Son dos años de contrato y habrá posibilidad en 2021 de recuperarlo. ¿Quién lo recuperará? Entre otras cosas quien tenga la voluntad política de hacerlo y a quien no le tiemble las piernas para enfrentarse a estas empresas que conciertan precios y que están muy interesadas porque el Ayuntamiento de Madrid siga pasando por el aro.

¿En realidad tiene un ayuntamiento capacidad para enfrentarse a estas empresas y a las presiones?

En primer lugar no teniendo miedo desde el punto de vista político porque nos elige el pueblo.

Usted ha estado en el gobierno, ¿son tales esas presiones?

¡Claro que existen! Muchísimas, lo que pasa es que hay quien se deja llevar por las presiones y a quien no lo hace. Entiendo que hay presiones de mucho tipo también hay indirectas que en tanto en cuanto estas empresas tienen capacidad para dificultar mucho la vida de una Administración al tener más contratos que el propio de la limpieza. Todo esto hay que abordarlo de forma seria, rigurosa. Nuestra obligación es estar al servicio de los ciudadanos de Madrid y no de las empresas… con todo el respeto a las empresas que trabajan en Madrid.

¿Se ve como el candidato que se opuso ante las presiones de Cristóbal Montoro? ¿Es un honor?

Malos tiempos si hay que poner como actitudes heroicas lo que deberían ser actitudes normales en cualquier servidor de lo público. Por supuesto que para mí es un honor haberme mantenido firme ante esas presiones y ante muchas otras como una querella del PP y de Villarejo por pelear contra la corrupción del PP. No me gusta que me pongan querellas pero es un orgullo ser incómodos para los que han hecho de la corrupción una forma de vida.

¿Pero este honor se va a ver traducido en las urnas?

Para hacer mejores políticas públicas hace falta dinero, nadie puede presumir de que puede mejorar la ciudad de Madrid y hacerlo gratis. En la etapa en la que yo era responsable de la Concejalía de Economía y Hacienda ha quedado sobradamente demostrado que las propuestas políticas que llevábamos eran exitosas. Es una hoja de servicios suficientemente exitosa como para poder levantar la cabeza, más allá de que sea reconocido o no por la derecha en este país, y decirle a los vecinos de Madrid que eso ha permitido mejorar la ciudad.

Pero hace falta mucho más y por eso Carmena no debió haber cedido a las imposiciones de la derecha y deberíamos haber seguido con esa trayectoria que habría mejorado mucho más la situación a día de hoy.

Definió el episodio con Cristóbal Montoro como una “etapa dolorosa desde el punto de vista personal”. ¿Sintió falta de apoyo de parte de sus compañeros?

No, no importa. No es cuestión de hablar del pasado. A mí lo que me gusta es hablar de propuestas de futuro, lo que considero es que a la hora de ello tenemos enormes capacidades como Ayuntamiento de Madrid para mejorar ese desequilibrio territorial del que hablaba al principio. No quiero que se gaste menos en Argüelles, lo que quiero es que en Aluche se gaste más.

En los barrios obreros de Madrid el PSOE se alzó como la fuerza más votada en el 28-A. Siempre se habla de una traición de los socialistas hacia la clase obrera pero ¿por qué las advertencias de la izquierda hacia los socialistas no se terminan de ver en los resultados electorales?

Evidentemente puedo opinar pero no soy quien para juzgar a los votantes. No soy yo el que dice ‘pues la gente se equivoca’ cuando vota a una opción política o no. Desde luego, según mi criterio, hemos tenido experiencia histórica suficiente para saber que cuando el IBEX 35 levanta la voz el PSOE se pliega con una rapidez enorme.

No es una cosa que me hayan contado, es una cosa que he vivido. Sin ir más lejos como responsable de Políticas Económicas de IU en la negociación reciente de los Presupuestos Generales del Estado con su ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Hemos negociado ciertas cosas muy importantes como el Impuesto de las Sociedades y al PSOE le entraban una temblequera de piernas enormes, en cuanto se trata de tocar a estas empresas que se adornan con la Marca España.

¿Si dan los números, apoyarían un gobierno de Más Madrid o del PSOE?

Jamás apoyaremos ninguna opción que permita que la derecha gobierne en la ciudad, pero tampoco queremos que se hagan políticas de derechas con el marchamo de partidos de izquierdas. En su momento analizaremos los resultados y en nuestro caso debatiremos de manera colectiva; no será mi decisión en ningún caso.

¿Al final hubo saludo con Carmena en el debate organizado por la Cadena SER y El País?

Claro, nos saludamos. Tengo una relación personal excelente, habitual y cordialísima con Manuela. Más allá de anécdotas, nos llamamos, nos saludamos, nos hablamos, nos besamos. Además tratamos de muchas cosas en lo pequeñito donde Manuela es una verdadera crack y no me importará jamás reconocerlo en público.

Ahora tenemos un problema con el Club Deportivo Campamento que les cortan la luz en un terreno del Ministerio de Defensa y Manuela ha perdido la vida por echar una mano con la ministra de Defensa. Tenemos diferencias políticas y compartimos otro porrón de cosas.

Marco González

Periodista o intento, por lo menos. Aprendiendo. Y todo con un mejunje en la cabeza, pero con el periodismo comprometido como pegamento de unión.

Google Plus de Marco González

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL BOLETIN

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.