www.elboletin.com

El Atlético de Madrid fichó a Villarejo para espiar a socios contrarios a vender el Calderón

Enrique Cerezo y Manuela Carmena.
Ampliar
Enrique Cerezo y Manuela Carmena. (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

El comisario habría investigado al concejal Antonio Miguel Carmona por su relación con una de las plataformas rojiblancas que rechazaban cambiar de estadio.

jueves 24 de enero de 2019, 11:13h

El Atlético de Madrid recurrió al comisario José Manuel Villarejo para investigar a las agrupaciones de socios que se movilizaron contra los primeros planes de venta del Estadio Vicente Calderón y la marcha del club a otras instalaciones.

Según revela elconfidencial.com. “directivos del Atlético se reunieron con el agente encubierto para pedirle que buscara información personal sobre los líderes de esas plataformas e indagara en sus empresas y relaciones ante el temor a que llegaran a suponer una verdadera amenaza para su continuidad al frente del club”.

Asegura dicho digital que “los contactos entre el Atlético y Villarejo se desencadenaron a finales de 2004, justo cuando empezaron a aflorar las primeras asociaciones contrarias a la demolición del Calderón y el cambio de sede”. Y dice que por esos servicios, el comisario habría cobrado hasta 340.500 euros.

Asegura elconfidencial.com que Villarejo elaboró al menos un informe con las conclusiones que obtuvo tras unas primeras averiguaciones preliminares sobre los colectivos críticos y cuenta que el comisario bautizó el encargo como operación Stage.

El medio online explica que la Asociación Plataforma Alternativa Atlética, a la que designó con la clave A2, fue uno de los blancos principales de sus pesquisas. Señalando que Villarejo rastreó su origen, las cuentas bancarias que estaba utilizando y quiénes eran sus principales dirigentes. El grupo había sido creado solo unos meses antes de que el club recurriera al comisario. Se definía como un movimiento crítico con la familia Gil que aspiraba a conseguir una mayoría social suficiente para tomar el control de la entidad y desactivar los planes para construir miles de viviendas en el lugar que ocupaba el terreno de juego.

Entre los responsables de la plataforma, Villarejo situó a José Luis Sánchez Ayuso (lo llamó Sancho), presidente de la Asociación Señales de Humo y una de las voces más contundentes contra el desempeño de los Gil y Cerezo. El comisario peinó sus datos de nacimiento, sus estudios, para qué empresa estaba trabajando en esos momentos y qué otras habilidades atesoraba supuestamente. “Mediante hábiles maniobras, está intentando provocar una profunda crisis en el club para posteriormente instalarse en ella, al tiempo que se presenta ante la opinión pública como honrado miembro del club que persigue a los 'poderosos dueños que abusan del humilde aficionado sin recursos”, escribió Villarejo, que también atribuyó a Sánchez Ayuso “experiencia en técnicas de manipulación de masas, según informaciones recogidas en su entorno personal”.

Otra de las personas que –según elconfidencial.com- más aparecen en el informe desvelado ahora es el actual concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid Antonio Miguel Carmona, que fue otro de los rostros visibles de la Alternativa Atlética. Villarejo hizo especial hincapié en su papel por las derivadas políticas que implicaba su presencia. En aquel momento, Miguel Ángel Gil Marín y Cerezo confiaban en alcanzar un acuerdo urbanístico con el entonces alcalde de la capital, el popular Alberto Ruiz-Gallardón. Según Villarejo, la directiva del club sospechaba que Alternativa Atlética era una maniobra socialista para dinamitar sus planes. “Carmelo [el nombre en clave que asignó a Carmona] ha mantenido relaciones con Castresana [el fiscal anticorrupción que fue la bestia negra de Jesús Gil], así como con Trinidad Jiménez [sobrina del fiscal Villarejo], y últimamente la relación y comunicación más intensa es con el concejal de su mismo partido, llamado Félix Arias”.

El último gran dirigente de Alternativa Atlética investigado por Villarejo fue el empresario Alfonso Camba Barbolla (CB en su informe), que ese mismo año llegó a lanzar una oferta para comprar el club. El presunto cabecilla de la operación Tándem averiguó que era el propietario de unos laboratorios farmacéuticos argentinos, que había vivido durante muchos años en Suiza, quién era su socio más destacado y cuáles eran los planes de expansión de su empresa. “CB está convencido de que al final puede hacerse con el club y dar el pelotazo de su vida, ya que cree contar con el respaldo económico adecuado (…) Están apostando por controlar todo y creen que será así si consiguen vaciar de espectadores los días de partido, para lo cual emplean todo el empeño en captar el apoyo de peñas, otras plataformas o foros y cualquier iniciativa que vaya en contra de los directivos de K”, la consonante con la que el agente ocultó el nombre del Atlético de Madrid, aunque el informe entero es una enorme flecha que apunta al club.

Además de Alternativa Atlética, el comisario también analizó a petición del club otra plataforma de oposición a la directiva que había surgido apenas unos días antes de los primeros contactos, Salvemos el Calderón, creada con el único objetivo de paralizar cualquier proyecto que pasara por el derribo del estadio y el traslado a otra zona de Madrid. Villarejo proporcionó al club datos confidenciales sobre la cuenta bancaria que utilizaba este grupo para solicitar donativos de apoyo. “Según gestiones de urgencia realizadas por este GIA [Gabinete de Investigación y Análisis], se encuentra abierta bajo la modalidad de libreta desde 2003 por un DNI particular y es la misma ya utilizada para la canalización de ingresos y pagos de otros actos como Caravana Atlética y Caravana contra Giles”.

Villarejo remitió al club el coste de toda la operación Stage. Según elconfidencial.com “solo este informe preliminar ascendía a 15.500 euros que, en todo caso, quedaban incluidos en el precio total del proyecto, cifrado en 340.500 euros. El Atlético debía pagar 200.000 euros por adelantado y el resto en las cuatro semanas siguientes”.

El digital asegura haber contactado con el club para preguntarle por su relación con Villarejo y dice que éste ha declinado realizar comentarios. Tampoco ha aclarado cuántos informes elaboró Villarejo sobre los opositores a la directiva, que continúa al frente del club en la actualidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL BOLETIN

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.