www.elboletin.com

San Francisco gravará a las grandes tecnológicas para ayudas para los sin hogar

San Francisco
Ampliar
San Francisco

Los ciudadanos de la localidad estadounidense han respaldado un impuesto a las grandes empresas cuya recaudación se destinará a combatir el problema del acceso a la vivienda.

domingo 11 de noviembre de 2018, 08:00h

El pasado martes, los ciudadanos estadounidenses no solo eligieron a los miembros del Congreso y el Senado, también votaron diversas propuestas a escala más pequeña, por ejemplo, en Massachusetts respaldaron el reconocimiento de la protección de los derechos de los LGTB y en Colorado se ratificó la abolición de los trabajos forzosos impuestos a los presos. Una de las votaciones más miradas acaparó durante la jornada fue la de la llamada Proposición C en la ciudad de San Francisco, que contempla un impuesto a las grandes empresas para financiar ayudas a las 7.500 personas que viven en la calle en esta localidad. Pese a las críticas de buena parte del sector tecnológico, con gran presencia en la ciudad, ganó el sí.

En concreto, se gravará con una tasa de en torno al 0,50% a las compañías con ingresos brutos anuales de más de 50 millones de dólares (unos 43 millones de euros), mientras que las que superen los 1.000 millones (872 millones de euros) de facturación tendrán que pagar 1,5% del gasto en nóminas. Se estima que alrededor de 400 empresas, en su mayoría tecnológicas, estarían sujetas al impuesto.

Con esta medida, que recibió el apoyo del 60% de los votantes, el Ayuntamiento de San Francisco espera recaudar entre 250 y 300 millones de dólares (entre 218 y 261 millones de euros) adicionales, lo que permitirá prácticamente duplicar el presupuesto actual para combatir el gran problema de acceso a la vivienda.

La propuesta generó un fuerte debate dentro de la industria tecnológica, con donaciones a favor y en contra durante la campaña. Los que se oponen al impuesto, entre los que destaca el CEO de Twitter, Jack Dorsey, afirman que el tributo afectará a los negocios de la ciudad y al empleo, mientras que los defensores, como el CEO de Salesforce, Marc Benioff, consideran que la falta de vivienda en San Francisco se ha convertido en una crisis humanitaria, provocada en parte por el auge tecnológico. El gran número de empresas del sector en la localidad, con plantillas muy amplias, ha provocado una escasez de vivienda que contribuido al aumento de los precios tanto de compra como de alquiler.

El CEO de Salesforce celebró la victoria en las redes sociales: “las personas sin hogar tendrán un hogar y la ayuda que realmente necesitan”, publicó en un comentario. Por su parte el líder de Twitter afirmó durante la campaña que el impuesto era injusto y no arreglaría el problema de las personas que viven en la calle. En la misma línea se manifestó también el cofundador de Zynga, Mark Pincus, que afirmó por su parte que la Propuesta C es “la más tonta, menos pensada de la historia”.

El caso de Seattle

Antes que San Francisco, otra localidad estadounidense, Seattle, aprobó un impuesto a las grandes compañías para financiar vivienda social y servicios de atención para las personas sin hogar, aunque en este caso la medida fue aprobada por el Ayuntamiento, sin someterse a votación directa de los ciudadanos. En Seattle el acceso a la vivienda también es un grave problema: cerca de 12.000 personas viven en la calle en el área metropolitana.

Su idea era gravar con 275 dólares (algo más de 230 euros) por empleados a todas las empresas que facturan más de 20 millones (cerca de 17 millones de euros). Según los cálculos del organismo municipal, las arcas públicas de la ciudad conseguirían unos ingresos de 47 millones de dólares (39,5 millones de euros) al año.

Sin embargo, un mes después de aprobarse, los mismos políticos acordaron derogar el tributo ante la presión de las compañías afectadas, entre las que destacan Amazon y Starbucks.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL BOLETIN

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.