www.elboletin.com

El ‘extraño’ contrato de electromedicina del Clínico: un desplome de precio tras cien prórrogas irregulares

Hospital Clínico San Carlos
Ampliar
Hospital Clínico San Carlos (Foto: Ricardo Ricote Rodríguez)

En la última década, el mismo contrato salió por 2,5 millones y ahora, tras las peticiones de dimisión que salieron desde la Asamblea de Madrid, es licitado por 1,7 millones.

miércoles 21 de febrero de 2018, 06:00h

El mantenimiento de los aparatos de electromedicina del Hospital Clínico San Carlos de Madrid no parece tarea sencilla. O al menos licitar su contrato. Tras estar años sin que saliera el nuevo contrato -lo que provocó la firma de más de un centenar de prórrogas irregulares-, el hospital madrileño por fin decidió sacar a la luz la licitación. Sin embargo, una serie de circunstancias provocaron su desistimiento.

De esta manera, el intento para poner fin a las prórrogas del último contrato, el de 2007, caía en saco roto. Pero este mes el círculo se ha conseguido cerrar: ya ha sido adjudicado el mantenimiento de los aparatos médicos. Adiós a las prórrogas, aunque el resultado no ha cambiado: la misma empresa que se benefició de estas firmas del gerente del Hospital Clínico, José Soto Bonel, ha ganado el concurso tras un llamativo desplome del precio.

Historia de un contrato en el Hospital Clínico: más de cien prórrogas para eludir controles en 10 años

Leer más

A diferencia de los últimos tres contratos de electromedicina que redactó el centro madrileño, en este concurso se ha vivido un recorte del precio (que no ahorro al ver lo derrochado durante años). Si el contrato de 2016 (que fue desestimado) salió a subasta pública por 2,42 millones de euros al año (sin IVA), en esta reciente licitación el precio ha caído hasta los 1,78 millones (sin IVA). Un patrón que se repite con los de años atrás: en 2007 el hospital puso el precio de salida (último adjudicado) en los 2,97 millones (sin IVA) anuales; y en 2005 se situó en los 2,8 millones anuales.

En concreto, el (pen)último contrato de electromedicina del Hospital Clínico San Carlos fue adjudicado en 2007 por 2,85 millones de euros anuales. El centro pagó a la empresa Asime (del Grupo Empresarial Electromédico) esa cantidad para el mantenimiento de sus aparatos médicos durante un año. Al acabar el contrato, las prórrogas irregulares hicieron acto de presencia hasta que en 2016 se redactó la futura licitación donde la empresa encargada del servicio durante los últimos años perdió el concurso. Un giro de los acontecimientos tumbó todo el proceso de adjudicación.

El Clínico tumbó el nuevo contrato de electromedicina que acababa con las más de cien prórrogas irregulares

Leer más

Así, el centro ha estado pagando más de 20 millones de euros en prórrogas desde 2009 hasta 2016, tal y como publicó EL BOLETÍN. El caso llegó a la Asamblea de Madrid, incluso Podemos y PSOE reclamaron la dimisión del gerente del Hospital Clínico San Carlos.

No hubo reacciones desde el centro. El nuevo contrato ya estaba en marcha. Y, una vez adjudicado, el desplome del precio ha aparecido: ahora el mismo mantenimiento anual se paga a 1,39 millones de euros cuando antes se pagaba (un año de prórrogas suponían 2,5 millones de euros públicos, aunque durante un tiempo se pagaba casi un millón cada tres meses) por 2,85 millones.

Las explicaciones del Hospital Clínico

Una diferencia de criterio entre contratos que desde el Hospital Clínico San Carlos, en declaraciones a este medio, han querido justificar. En primer momento, han señalado que el cambio de precio de licitación no es tal: “El importe de licitación en el año 2017 (2.164.722,41 euros), es menor que el del año 2015 (2.420.947,18 euros)”. No obstante, el hospital, para camuflar el desplome, le suma al último contrato el IVA y al de 2015 no. Si se comparan los importes con IVA en base anual la diferencia es, según consta en el perfil del contratante de la Comunidad de Madrid: 2.420.185,34 euros (2015) – 1.789.026,79 euros (2017). En total, 631.158,55 euros.

1.- Hay menos personal

A pesar de este ‘fallo’ del hospital con el IVA, el centro asegura que se debe a una serie de factores. Por ejemplo, destacan que ha habido una “disminución del personal de mantenimiento que ha pasado de 18, a los 12 actuales”. Seis trabajadores menos, pero en la web de empleo Infojobs hay ofertas laborales a jornada completa para este trabajo por 21.000 euros anuales (brutos).

2.- Hay menos aparatos que mantener

Otro de los aspectos que ‘justificarían’ el recorte gira en torno a que ahora hay “35 equipos inventariados menos que en 2015, por haberse quedado obsoletos”. No obstante, el inventario facilitado por el centro no dice lo mismo. La Consejería de Sanidad tumbó el contrato de 2015 culpando a un error de inventario. “Los técnicos manifiestan que el desajuste consiste en que se han publicado en la licitación un total de 3.094 equipos, cuando el inventario real de los equipos asciende a 6.379 equipos”, manifestó el viceconsejero de Sanidad, Manuel Molina, en su resolución final de desistimiento hace apenas unos meses tras una larga batalla judicial.

El choque llega al ver el nuevo inventario aportado en el contrato recientemente adjudicado a Asime: el hospital señala que hay que mantener 6.448 aparatos. Es decir, 69 aparatos más que cuando se detectó el error de inventario. Pese a ello, fuentes del sector recuerdan a EL BOLETIN que muchos de los equipos son mantenidos por las casas fabricantes y no por la empresa que gana el concurso.

3.- La crisis ha bajado los precios de 2007 a la actualidad

Al mismo tiempo, el Hospital Clínico San Carlos señala otro factor que explicaría, a su entender, esta variación de un año a otro: “Entre 2007 y 2017, se ha producido una rebaja de los precios medios de mercado de hasta un 35%, por diferentes situaciones económicas del país y por el aumento de la competencia entre empresas”. Argumento que vuelve a chocar con el contrato fallido de 2015 que no incluía esa gran reducción del precio de mercado.

Por no comentar que, sabiendo esas “diferentes situaciones económicas del país”, el hospital estuvo desde 2010 hasta 2016 (con una crisis de por medio y recortes presupuestarios) sin apresurarse a licitar lo antes posible el nuevo contrato. Así, aparte de cumplir la Ley de Contratos, el Hospital Clínico San Carlos, siguiendo esta lógica, se habría beneficiado de esas “rebajas de los precios medios del mercado”.

4.- El hospital ha cambiado

Por último, el hospital público de Madrid también recalca que en este periodo ha habido una “importante renovación tecnológica”, que “permitió disminuir esta partida” al cambiar “antiguos equipos médicos por moderno aparataje”, así como que las nuevas zonas estrenadas (el Ala Norte de Hospitalización) provocó que se añadiesen nuevos aparatos. En ningún momento, el centro especifica ni el número de equipos, ni su importe.

Podemos y PSOE exigen la dimisión del gerente del Clínico por las irregularidades en la electromedicina

Leer más

'Stranger Things' en el Clínico San Carlos

Pese a todo ello, la realidad es que el hospital durante una década ha estado adjudicando y licitando el mantenimiento de sus aparatos médicos por un importe mucho mayor del actual concurso. Por el camino: decenas y decenas de prórrogas; un concurso tumbado por un error flagrante del propio centro; actas de las reuniones de la Mesa de Contratación desaparecidas; “dos miembros de la mesa que dimitieron” –tal y como denunció Podemos-; años sin rastro de una nueva licitación; y varias preguntas en la Asamblea de Madrid acompañadas de peticiones de dimisión.

Marco González

Periodista o intento, por lo menos. Aprendiendo. Y todo con un mejunje en la cabeza, pero con el periodismo comprometido como pegamento de unión.

Google Plus de Marco González

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL BOLETIN

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.