www.elboletin.com

Clara Serra, Diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid

martes 13 de septiembre de 2016, 00:00h
Clara Serra, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid - Foto: Jaime Pozas
Clara Serra, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid - Foto: Jaime Pozas
"Lo mejor que le puede pasar a Podemos es dejar atrás el modelo Vistalegre"
Clara Serra, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid - Foto: Jaime Pozas
Clara Serra, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid - Foto: Jaime Pozas
La diputada en la Asamblea de Madrid, e integrante en la plataforma 'errejonista' Proceso Adelante, considera que Podemos debe abrir su discurso a más gente.

Profesora de filosofía, diputada en la Asamblea de Madrid y responsable del Área de Mujer e Igualdad del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos. Ella es Clara Serra, y forma parte de la propuesta ‘Proceso Adelante’, encabezada por Rita Maestre y Tania Sánchez. Proceso Adelante es una propuesta, y una posible futura candidatura para las primarias que decidirán la dirección de Podemos en Madrid.
 
Serra, Maestre y Sánchez conforman junto a otros políticos un proyecto relacionado con el sector ‘errejonista’, algo que Pablo Iglesias ha terminado por confirmar al hacerles de menos: “Habrá mejores candidaturas que Proceso Adelante”, afirmó el secretario general de Podemos, bastante más afín a la corriente liderada por Ramón Espinar.
 
 Clara Serra repasa en ElBoletin.com los ejes de la propuesta, así como el estado actual de una organización que “necesita dejar atrás Vistalegre”. Serra considera que Podemos debe ser más participativo, menos centralizado y que no debe construirse sólo para los militantes, “porque en la historia de Podemos queda claro que ganamos más cuantos más seamos”.
 
¿Qué quiere aportar Proceso Adelante a Podemos, qué es lo que no tiene Podemos que si tenga Proceso Adelante?
 
Proceso Adelante es un proceso de Madrid pensado para la Comunidad de Madrid cuyo objetivo principal es ganar al PP en 2019. En ese sentido, el proceso reúne a gente muy diferente, es abierto y es plural, aunque quiere serlo mucho más. Hemos puesto unos ejes políticos fundamentales con los que ponernos a debatir y a partir de ese momento tiene que haber aportaciones de la gente que lleva militando Podemos pero también, esto es muy importante, queremos invitar a la gente que se ha desilusionado con Podemos y que quizá ahora está más lejos y distante. Querríamos que participara en este proceso la gente que ha estado más vinculada a Podemos en otro momento y que quizá ahora está un poco más lejos y volver a ilusionar a esa gente.
 
¿Habéis notado cierta desilusión con Podemos?
 
Podemos ilusionó a mucha gente porque Podemos era una herramienta que nació para ganar. En ese sentido creo que hay mucha gente que quizá tenga un poco de hastío o desilusión y necesita que les volvamos a decir que estamos aquí para eso. En ese sentido sí que queremos volver a ilusionar a la gente que se ha distanciado.
 
¿Cuándo Proceso Adelante dice que quiere un Podemos ‘más amable’, se encamina en el objetivo de recuperar a esos desilusionados?
 
Lo decimos en el sentido de seducir y de convencer a los desilusionados y a la gente que falta. Tenemos muy claro que ganar quiere decir ganar seduciendo y convenciendo a quienes todavía no están convencidos y especialmente a quienes no están convencidas, porque tenemos muchas mujeres aun sin convencer. También queremos un Podemos ‘más amable’ en el sentido de hacia dentro.
 
¿Eso qué significa?
 
Podemos es un partido que se ha construido rápidamente, que se construyó en Vistalegre para una época de guerra electoral y construimos una máquina de asalto a las instituciones. Eso fue Vistalegre y quienes lo defendimos, yo entre ellas, lo hicimos porque creímos que para ese objetivo político ese modelo organizativo era imprescindible, y de hecho creo que ha sido fundamental para que lleguemos a un montón de instituciones. Ahora bien, considero que un modelo organizativo tiene que estar al servicio de una función política, y si cambia el ciclo político hay que pensar el modelo organizativo. Vistalegre implicaba muchos sacrificios organizativos, construía una organización vertical, y creo que en este nuevo ciclo político hay que decirle adiós a ese modelo. Proceso Adelante significa también decir adiós a Vistalegre y decirle hola al nuevo Podemos.
 
¿Cómo debe ser ese nuevo Podemos?
 
El nuevo Podemos debe ser, como decía, más amable hacia dentro. Y esto quiere decir que es la hora de que haya más debate político, más debate en abierto, de que garanticemos que haya pluralidad en los órganos y que esos órganos puedan deliberar políticamente porque hay muchas más voces. Nos parece absolutamente imprescindible que Podemos sea un espacio de confrontación de ideas. No solo por ser más amables con nosotros mismos, sino porque nos parece que somos más eficaces. Pensamos mejor si lo hacemos entre todos.
 
¿No pueden existir ciertos riesgos a la hora de querer ampliar el marco político e ideológico en busca de mayor apoyo? Podría provocar que mientras se quiere convencer a los que no lo están, se vayan los que sí lo están.
 
En esa voluntad de convencer a mucha gente enlazamos con el Podemos original, el Podemos de las elecciones europeas de 2014. Creo que lejos de perder, ganamos cuanto más intentamos convencer a todo el mundo, y a gente que tiene diferencias entre ellas mismas, pero que sin embargo puede estar de acuerdo en cuestiones fundamentales. Yo creo que si Podemos apela a los que ya están, a su militancia, y a los ya convencidos, nos dejamos a muchos fuera y creo que en la historia de Podemos queda claro que ganamos más cuantos más seamos, y que podemos estar de acuerdo en muchas cuestiones gente muy diferente con distintas procedencias.
 
Siguiendo los ejes de Proceso Adelante, uno de ellos habla de ‘feminizar’ Podemos, ¿eso significa que, de alguna forma, Podemos no ha conseguido feminizarse?
 
Podemos se ha construido muy rápidamente, y eso ha implicado determinados sacrificios. Algunos estuvimos de acuerdo por responsabilidad porque entendimos que era la manera más eficaz de que Podemos pudiera afrontar el ciclo electoral. Ahora nos toca repensar una manera de repensar la organización, mucho más cuidadosa, más amable y más inclusiva. Nos toca comprometernos mucho más con una manera de estar en la organización que haga mucho más posible que las mujeres puedan participar. Creo que esto debería ser compartido por todos los procesos que participen en el debate. Es una convicción que tenemos tanto Rita, como Tania como yo, como muchas otras compañeras y compañeros.
 
No solo es una cuestión organizativa, sino un principio político. Primero porque queremos dirigirnos a las mujeres y Podemos tiene una brecha en el voto muy significativa. Para apelar a las mujeres Podemos tiene que ser un partido donde las mujeres estén en primera línea. También hay algo que mejorar en eso, creo que puede haber más portavocías femeninas. Pero feminizar Podemos no sólo significa que haya mujeres haciendo política, sino que cambiemos la política y transformemos las formas de hacer política. En ese sentido me identifico con una cultura política que ha traído Ada Colau, Carmena, Mónica Oltra y muchas otras mujeres.
 
¿Cómo fue el embrión de Proceso Adelante, cómo surgió?
 
Ha sido poco a poco. Surge del compartir análisis políticos y de la necesidad de ganar al PP de la ‘Púnica’. Quiero dejar claro que de momento no es ninguna candidatura, sino un proceso.
 
Es probable que los medios en ocasiones busquemos algo de cinematografía con la historia de ‘errejonistas’ y ‘pablistas’, pero la reacción que tuvo Pablo Iglesias, que había prometido ser imparcial, a la propuesta de Proceso Adelante, constata que ahí dentro ocurre algo…
 
Lo mejor que le puede pasar a Podemos es dejar atrás Vistalegre, y eso en Madrid quiere decir que se haga un debate de Madrid en Madrid. Quiero decir, que el debate sea un debate político y acerca del proyecto. Creo que eso es dar un paso adelante en Podemos y sé que nos va a costar dejar ese modelo organizativo. Pero es fundamental y estoy segura de que Pablo Iglesias lo comparte. De hecho él mismo ha dicho que hay que dejar atrás Vistalegre y democratizar Podemos, que hay que ir hacia un debate más rico con los órganos más plurales. Creo que Proceso Adelante es ese paso adelante para conseguirlo. Quienes nos hemos unido ahí somos gente muy plural que hemos dicho ‘vamos a dejar atrás Vistalegre, vamos a juntarnos y vamos a debatir desde diferentes perspectivas el modelo de la Comunidad de Madrid.’
 
¿Cómo sentó dentro de la plataforma Proceso Adelante lo que dijo Pablo Iglesias, al asegurar que habría mejores candidaturas que la vuestra, y dejando caer que Proceso Adelante son más caras que ideas?
 
Nos quedamos con su afirmación de que va a ser neutral como secretario general de todos y de todas. Respecto a lo de las cara, me parece muy importante que a las caras vaya siempre ligado un proyecto. En Proceso Adelante hemos querido que quienes ponemos la cara los pusiéramos por unas ideas y un proyecto. La manera de hacerlo ha sido poner cinco ejes sobre los que debatir. Obviamente quienes presentamos un proyecto pues tenemos cara, no podemos evitarlo. Pero en cualquier caso es prometedor un proyecto que pone varias caras y diferentes, y no sólo una cara. Haremos lo que creemos que necesita Madrid, que es posibilitar el debate. Algo que también necesita Podemos en general. Esperaremos y contaremos con la neutralidad de quienes representan a Podemos en su conjunto. Así como celebramos que haya otras propuestas con las que esperamos poder dialogar y llegar a puntos de acuerdo.
 

Ander Cortázar

Periodista

Google Plus de Andre Cortazar

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios