www.elboletin.com

Las enfermeras responsabilizan a Ana Mato del contagio de ébola de su compañera

lunes 06 de octubre de 2014, 00:00h
Ana Mato, ministra de Sanidad
Ana Mato, ministra de Sanidad
La ministra de Sanidad es la responsable primera y última del contagio, según sus compañeras de profesión. “El riesgo nunca es cero”, denuncian desde AME.
Ana Mato es la responsable”. Así de tajantes se muestran desde la Asociación Madrileña de Enfermería Independiente (AME) al subrayar que “habrá que depurar responsabilidades” por el contagio de ébola que ha sufrido una de sus compañeras a las que se encomendó el cuidado del misionero Manuel García Viejo, infectado por el virus.

Como venían denunciado desde que se valoró la repatriación del misionero Miguel Pajares, fuentes de la AME subrayan a ElBoletin.com que en el colectivo médico “no estábamos suficientemente entrenados” para afrontar los contagios de ébola. Como entonces, se critica la falta de transparencia que envolvió el tratamiento de los dos pacientes en el Hospital Carlos III y que pone ahora se pone de manifiesto que los errores y la improvisación “tienen consecuencias” y que éstas “salen a la luz”.

Aun sin descartar que el posible error pudiera haber sido responsabilidad de la propia auxiliar de enfermería, cuya identidad aún no había trascendido a media tarde, sus compañeros de profesión recalcan que el error primero es que sólo se debía haber requerido el trabajo de “gente entrenada” en situaciones de emergencia médica de este calado. “El riesgo nunca es cero, aunque se tomen todas las medidas”, han denunciado desde AME.

Las compañeras de la que ya es la primera contagiada de ébola en Europa dicen sentirse “preocupadas” y “nerviosas” por la enfermera del Carlos III y porque la mala gestión del Gobierno queda en evidencia. Es por ello que responsabilizan a la titular del Ministerio de Sanidad, Ana Mato, de todo lo acontecido. Sin embargo, muestran su esperanza por el hecho de, según entienden, tratarse de un estadio inicial en una paciente “más joven y sin otras complicaciones médicas”, como sí fue el caso de los dos misioneros repatriados y fallecidos en Madrid.

Hace ahora justo un mes, y según fuentes de la AME en declaraciones a este mismo portal, se temía un posible contagio. Remarcaban que remarcan que Miguel Pajares se contagió por atender a un enfermo de ébola, algo que les podía pasar a ellos mismos. “Si nos contagiamos nosotros ponemos en peligro a la población”, afirmaban al ser conscientes de que cualquier actividad social podría convertirse en un factor de riesgo.

Las enfermeras explican además que el protocolo para los profesionales en contacto con los dos repatriados fallecidos era tomarse la temperatura dos veces al día y hasta 21 jornadas después de haber terminado sus cuidados al afectado. Una práctica a realizar en el propio domicilio y que, en caso de mostrarse fiebre, se aconsejaba llamar al número 112 de emergencias y seguir las indicaciones en cada caso. Se desconoce si la contagiada acudió a su centro hospitalario de referencia por iniciativa propia o aconsejada por otros profesionales sanitarios.

Por su parte, el presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, ha señalado a Europa Press que solicitará una investigación “a fondo” de lo ocurrido. Este mismo fin de semana, según ha revelado, había recibido un informe pormenorizado sobre el protocolo seguido en el Hospital Carlos III de Madrid para los dos casos de misioneros repatriados que se habían tratado ya en nuestro país.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL BOLETIN

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

?