www.elboletin.com

Los vecinos se manifiestan para que los 'Kikos' renuncien por escrito a su cripta en Carabanchel

sábado 20 de septiembre de 2014, 00:00h
Kiko Argüello, iniciador del Camino Neocatecumenal
Kiko Argüello, iniciador del Camino Neocatecumenal
Denuncian que el proyecto del cementerio aún sigue registrado en área de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid.
Los vecinos del barrio de Opañel, en Carabanchel, no se fían ni de la alcaldesa de Madrid ni de los 'Kikos'.

Por ello, este domingo vuelven a manifestarse para dejar claro a Ana Botella que la están 'vigilando' y que no permitirán que se construya la polémica cripta que la parroquia de Santa Catalina Labouré, propiedad del grupo religioso ultraconservador Camino Neocatecumenal -institución católica más conocida como los Kikos- tenía proyectada en los terrenos aledaños al templo.

La parcela en la que se pretendía construir el controvertido cementerio fue obtenida por el Arzobispado tras una permuta con el Ayuntamiento de Madrid, por lo que los colectivos vecinales quieren que sea revertida y se destine a equipamientos públicos.

La Plataforma Vecinal Opañel Contra el Cementerio recuerda que en mayo la parroquia comunicó que, tras varias manifestaciones, recogidas de firmas y movilizaciones, el proyecto de la cripta caía y que, por tanto, ya no habría nichos, pero sí una capilla, almacenes y un aparcamiento.

Pero hacen notar que “a pesar de las insistentes peticiones de la Plataforma Vecinal Opañel Contra el Cementerio, la iglesia nunca ha hecho público ningún documento escrito en el que renuncie a la construcción del complejo funerario”, y recalcan que “de hecho, y según responsables del área de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, la cripta continúa figurando en el proyecto”.

La plataforma, que ha registrado en el Ayuntamiento más de 6.300 firmas y numerosas alegaciones al proyecto, exige al Consistorio que recupere la parcela permutada para destinarla a equipamientos públicos y explican que “responsables municipales hicieron llegar la petición al Arzobispado, que se ha comprometido a estudiar la petición”.

Entre tanto, dicho colectivo vecinal anuncia que redactará las oportunas alegaciones para que la revisión del Plan General de Ordenación Urbana que está llevando a cabo el Ayuntamiento de la capital califique la parcela como pública de uso dotacional.

“Consideramos que la iglesia tiene suficiente espacio para el culto y el distrito de Carabanchel necesita más suelo para equipamientos públicos, no un complejo funerario”, insisten los vecinos desde la web de Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM).

Hay que tener en cuenta que la parroquia de Santa Catalina Labouré ya es la más grande de Madrid, tanto que en ambientes eclesiásticos se le conoce como ‘la catedral de Kiko’, en referencia a Kiko Arguello, fundador de Camino Neocatecumenal.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL BOLETIN

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.