Los sindicatos amenazan con llevar a Figar a los tribunales por contratar ‘a dedo’ a nativos para los colegios bilingües

Lucía Figar, consejera de Sanidad de la Comunidad de Madrid

Estas organizaciones ponen en duda la legalidad de la medida y exigen que en vez de contratar extranjeros refuerce la formación de los profesores españoles. La decisión de la Comunidad de Madrid de incorporar 1.880 nativos a los colegios bilingües de la región el curso que viene no ha sentado nada bien a los sindicatos, que han amenazado con llevar a Lucía Figar a los tribunales si esta medida vulnera la legislación. Estas organizaciones han puesto en duda la legalidad de esta iniciativa y han exigido a la consejera de Educación que en vez de contratar extranjeros refuerce la formación de los profesores españoles.

Según anunció ayer el Ejecutivo de Ignacio González, estos docentes nativos se incorporarán como auxiliares de conversación en colegios e institutos bilingües, aunque los sindicatos afirman que la iniciativa se encuentra al margen de la legalidad y por ello afirman que no dudarán en denunciar la medida como han hecho en otras ocasiones. Asimismo, cada uno se basa en diversos argumentos para rechazar la nueva ocurrencia de Lucía Figar.

Por un lado, CCOO recuerda que “para ejercer las funciones y desarrollar las tareas propias de la profesión docente en centros públicos, en España es necesario superar procesos de concurso-oposición sometidos a los criterios de Igualdad, Merito y Capacidad garantizados por nuestra Constitución”, un proceso que convertiría en funcionarios a los maestros si son españoles o de algún país de la Unión Europea, y en personal laboral docente si han nacido en otros países.

Asimismo, dice que según la Constitución todos somos iguales, por lo que el profesorado de nacionalidad española “no podrá ser discriminado por el hecho de serlo en el momento del acceso a plazas en puestos docentes en los centros públicos de la Comunidad de Madrid, ni en lo relativo a las pruebas de acceso que se les exigen, ni en lo relativo a los requisitos que han de acreditar”.

CCOO, que afirma que en la región existe un convenio para los trabajadores de la administración pública con contratación laboral (no son funcionarios) y “realizar contrataciones fuera de este convenio” supone actuar al margen de la legalidad , recuerda también a la consejera que para ejercer la docencia en cualquier centro educativo del mundo se exige “el conocimiento de la lengua oficial del país correspondiente en la que se comunica el profesorado, el alumnado y sus familias”, por lo que “es irracional, injustificable y fuera de toda lógica que se pretenda incorporar profesorado que desconoce la lengua, la cultura y el currículo español”.

Mientras que por su parte, UGT ha denunciado que esta medida no es más que “un nuevo acto de propaganda” de Lucía Figar. El sindicato se queja de que la información que ha dado la Comunidad de Madrid sobre la contratación de estos 1.880 nativos es “sesgada, confusa e incluso errónea”, sobre todo porque “el perfil de un auxiliar de conversación no es el de un profesor, sino el de un joven que se encuentre finalizando sus estudios universitarios o los haya completado recientemente”. Su función es de “apoyo” al profesor titular y “no tienen una relación laboral con la Administración”, ya que no tienen contrato laboral y no realizan la misma función que los profesores de la plantilla.

Y recuerda que al margen de este programa de auxiliares de conversación, la Comunidad de Madrid “ha realizado de forma irregular contrataciones de personal nativo para cubrir puestos de profesor en los centros bilingües, que tenían un total desconocimiento del castellano en la mayoría de los casos, y cuya contratación se ha realizado al margen y de forma contraria a la normativa vigente”. Algo que el sindicato ha llevado a los tribunales.

Asimismo, carga contra el decreto que quiere aprobar Figar para regular la contratación de nativos angloparlantes para los centros bilingües porque va a “discriminar” al profesorado español, a los que para un puesto similar se les exigen dos idiomas mientras que a los docentes extranjeros no se les va a pedir que sepan castellano, algo fundamental para la realización de parte importante de sus tareas: hablar con los padres, participar en las reuniones de Departamento, en los Claustros, en las Juntas de Evaluación, etc.

Formar al profesorado español

Por último, CSI-F ha criticado que la Comunidad de Madrid prefiera contratar profesores extranjeros en vez de formar a los españoles, lo que ayudaría a disminuir la lista del paro. El sindicato dice ser partidario de que se refuerce el bilingüismo en los colegios de la región, pero considera que “es preferible aumentar la inversión en formación antes que contratar profesores extranjeros, algo poco útil y de dudoso acomodo constitucional.

A juicio de este sindicato, para desarrollar el modelo de educación bilingüe sería necesario reforzar la formación al profesorado y que se permita a las Escuelas Oficiales de Idiomas impartir niveles C1 y C2 como prevé la Ley de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Además, critica que a los nativos no se les exija saber castellano.

Tal y como dice CSI-F, “la contratación de docentes extranjeros va en contra del profesorado español y de la situación económica de un país con un paro desbordado. En este sentido, ha señalado que esta medida, que cambia por completo las reglas del juego, sólo conseguirá aumentar las listas del paro”.