Los militantes socialistas molestos con los dirigentes que cobran más de un sueldo

Las últimas derrotas electorales del PSOE han dejado sin trabajo a un buen número de profesionales de la política, muchos de los cuáles no disponen ahora de ningún ingreso alternativo. En este contexto, que ya puede llegar a ser desesperado para personas que han sido diputados o parlamentarios durante dos décadas, entre la militancia se extiende el malestar ante la figura de algunos altos cargos que mantienen sus puestos y que en virtud de ellos cobran más de un sueldo.

El pasado martes se constituyeron las Cortes, tanto el Senado como el Congreso, y se pudo ver la tradicional toma de posesión de cada parlamentario. Una imagen que no despierta mayor interés para el ciudadano que ver qué nuevas caras hay, pero que ha provocado la aparición de una corriente crítica en el seno del PSOE que ha recordado que muchos de los que se estrenaban en sus escaños, ya tienen un ‘trabajo’ y ‘sueldo’ en su respectiva asamblea autonómica. Una situación que choca ante la actual crisis y los cinco millones de parados.

Este podría ser el caso, según dirigentes de esta corriente, del secretario general del PSM, Tomás Gómez, que, además de ser senador desde el pasado martes, es diputado en la Asamblea de Madrid y portavoz de su grupo en este parlamento.

La acumulación de cargos, y de sus pertinentes sueldos, según este sector del PSOE, por parte de Gómez no es más que un ejemplo que ha provocado la rebelión de una parte del partido que se ha encontrado, primero el pasado mayo, y ahora tras el 20N, con una mano y la otra detrás y sin futuro a la vista.

Este excesivo poder que han empezado a acumular ciertos dirigentes quiere ser llevado por esta corriente hasta el propio 38 Congreso Federal del PSOE que se celebrará la primera semana de febrero y en que se designará al sucesor de José Luis Rodríguez Zapatero en la Secretaría General.

Una intención, la de debatir en este cónclave esta propuesta, ya se ha empezado a escuchar entre las filas del partido. En concreto, en Madrid el colectivo ‘Más Izquierda Madrid’ ha levantado la voz con el lema “un político, un sueldo”. Para ello, su portavoz, el ex diputado madrileño Andrés Rojo ha avanzado que lucharán porque se presente una enmienda a la Ponencia Marco Federal en la que se prohíba la acumulación de cargos públicos, según se asegura en su perfil de Facebook.

Esta idea empieza a ganar adeptos en el resto de ‘federaciones’ socialistas en las que se han tenido que ‘reestructurar’ la plantilla en los últimos meses.