Rajoy, incapaz de poner orden en el PP

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Mariano Rajoy parece incapaz de poner orden en el PP. Al frente abierto en Valencia, donde las distintas ‘familias’ comienzan a posicionarse ante la posible caída de Camps, al líder del PP se le ha abierto otro frente en el País Vasco a cuenta del rechazo del Grupo Popular al blindaje del Concierto. Mientras, el ex alcalde de Boadilla continúa denunciando desagravios comparativos y reclama una investigación interna.

Respecto a la crisis en Valencia, el cese de Ricardo Costa puede que haya prendido una mecha en el PP regional que acabe estallando bajo la silla de Francisco Camps. Su hermano, Juan, está recabando apoyos entre los distintos sectores del PP valenciano -zaplanistas y el entorno de Fabra- para hacer un frente común que acabe con Francisco Camps.

Paralelamente, y a pesar de lo que en principio piensan muchos analistas políticos, el frente de Madrid continúa abierto. No sólo porque la investigación sobre el ‘caso Gürtel’ continúa adelante sino porque algunos de los ex altos cargos del PP imputados en la causa se resisten a mantener el silencio. Es el caso del ex alcalde de Boadilla, Arturo González-Panero, quien ayer fue expulsado del Grupo Popular Municipal, insiste en denuncair el agravio comparativo que supone que él haya sido expulsado mientras otros imputados como Luis Bárcenas continúan militando en el partido, aunque haya sido retirado de su cargo de tesorero.

El ex alcalde de Boadilla, al igual que ha hecho Ricardo Costa, ha reclamado al PP una investigación interna para demostrar la falsedad de las imputaciones sobre su persona, derivadas del ‘caso Gürtel’.

González Panero, a través de su abogada, ha instado a la dirección del PP a que “revele las verdaderas causas de esta inexplicable expulsión, máxime cuando existen otros imputados dentro de procedimientos judiciales relacionados que pertenecen aún al mismo”. Paralelamente, en El País, una vez más, recuerda que sus compañeros de partido, los que ahora le han expulsado, son “los que han defendido que no hay irregularidades en mi gestión” y por ello cree que deberán explicar por qué se le ha echado. La semana pasada aseguraba, además, en este mismo diario que fue Bárcenas quien le pidió que contratara con las empresas de la red de Francisco Correa.

Sea como sea, la investigación continúa su curso y todavía quedan dos terceras partes del sumario que el Tribunal de Madrid mantiene bajo secreto. Y gran parte de ese sumario se refiere a la derivada madrileña de la trama corrupta. Por tanto, y a pesar de que Aguirre quiere dar la imagen de que ha hecho una limpia en el partido expulsando, no sólo a los concejales imputados, sino a los tres diputados implicados del Grupo Parlamentario en la Asamblea, lo cierto es que el caso no se ha zanjado para el PP de Madrid.

Y así se lo recuerda el líder del PSM, Tomás Gómez, a menudo. Hoy, el secretario general de los socialistas madrileños opinó que la gestión de la presidenta del PP de Madrid en el caso de los tres diputados populares imputados en el ‘caso Gürtel’, Alberto López Viejo, Alfonso Bosch y Benjamín Martín Vasco, emana un “tufillo” de pacto para que éstos conserven su aforamiento y no sean juzgados. Además, señaló que Aguirre “no ha asumido ninguna responsabilidad, ni ha depurado ninguna responsabilidad”, sino que ha intentado “poner un cortafuegos para que no le alcance a ella”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA