La justicia investiga los recortes de la Sanidad catalana

La justicia catalana ya ha empezado a investigar la situación de la sanidad pública tras los recortes implantados por el presidente de la Generalitat, Artur Mas. El detonante ha sido el caso de la mujer que falleció de aneurisma después de pasar por cuatro hospitales públicos y de esperar más de dos días para ser operada. La mujer no pudo ser atendida debido a la falta de quirófanos y médicos técnicos.

El Juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona ha abierto diligencias previas para investigar este caso. La decisión corrió a cargo de la magistrada Silvia López Mejía, que el pasado lunes, tras recibir en su juzgado la querella presentada por los familiares de la víctima contra Jaume Raventós Monjo, gerente del hospital Vall d’Hebron de Barcelona, y contra el jefe del servicio de neurocirugía de ese centro, inició las pesquisas y comunicó los hechos al fiscal.

La fallecida, María del Carmen Mesa Nozal, llegó a ese hospital el 7 de septiembre después de haber pasado por el de Blanes y el Josep Trueta, ambos en Gerona. En el Vall d’Hebron permaneció ingresada hasta el día 9, pero la operación que debían realizarse se aplazó en tres ocasiones por falta de quirófanos y de una máquina que debía usarse para contener la afección, todo ello a consecuencia de los recortes implantados por el Gobierno regional. Finalmente, la mujer fue derivada al hospital Clínic, donde la operaron cerca de la medianoche del día 9, aunque ya no pudieron hacer nada por ella.

Delito.

Según la querella, la larga espera a la que fue sometida la mujer en Vall d’Hebron sin ser intervenida supone la comisión de un delito contra los derechos individuales de los ciudadanos, que prevén la Constitución y las leyes, así como otro delito por denegación de asistencia sanitaria.