La moción de Benidorm agrava la crisis del socialismo valenciano

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La crisis política existente en Benidorm, desatada por la moción de censura que han presentado los ex ediles del PSOE, ha tenido como consecuencia el origen de una nueva batalla entre las filas del socialismo valenciano y la dirección nacional. En el PSPV se teme que Madrid decida tomar las riendas de la federación ante las elecciones de 2011.

Los enfrentamientos entre Madrid y Valencia parecen no llegar su fin. Nada ha gustado entre los socialistas valencianos la estrategia de Ferraz ante la decisión del grupo municipal del PSOE en Benidorm de abandonar el partido e impulsar una moción contra el alcalde del PP, Manuel Pérez Fenoll. “Mientras que Jorge Alarte (líder del PSPV) ha defendido un ‘no’ rotundo, Pajín o Blanco no han sido tan rotundos” con lo que estos tránsfugas han tenido más margen de actuación, han asegurado a EL BOLETIN miembros del socialismo valenciano. Y es que, en el seno del PSPV se ha empezado a divulgar la tesis de que, si Ferraz hubiera querido, esto (en referencia a la moción) no pasaría. “El único que sale dañado es Alarte”, han afirmado los socialistas, y nadie se acuerda de que la última decisión en todo este asunto y quien podría haber presionado para atajar esta situación y que no se presentara la moción es la dirección nacional del PSOE.

Poder que se teme que vuelva a resurgir a la hora de la configuración de las listas en las elecciones autonómicas y locales de dentro de poco más de un año y medio. Así, los socialistas valencianos niegan por activa y por pasiva que a estos ex ediles socialistas y ahora tránsfugas se les conserve su ‘asiento’ para estas elecciones, afirmación de la que tampoco están tan seguros. “Nosotros dijimos que no a la moción y se hizo, también decimos que no a que estos tránsfugas vuelvan al PSPV, pero es el Comité Federal quien tendrá la última palabra”.

Por otra parte, la sesión plenaria se inició pasadas las 12.00 horas, presidida por una Mesa de edad integrada por los concejales de mayor y menor edad , tal y como establece el reglamento orgánico del pleno municipal. La moción fue aprobada con los 12 votos de los ex concejales del PSPV y del edil José Bañuls, tránsfuga del PP.

Antes de que se llevase a cabo la votación, se reunieron cerca de 300 personas que siguieron la sesión a través de una pantalla habilitada en el vestíbulo, y profirieron gritos de apoyo y abucheos conforme fueron tomando el turno de palabra los representantes de las dos formaciones en el Ayuntamiento. Pese a esto, no se registraron altercados ni ningún tipo de conflicto.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA