La política fiscal provoca una nueva bronca entre Zapatero y Rajoy

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, han protagonizado hoy una nueva bronca en el Congreso por la política fiscal del Ejecutivo.

Zapatero ha asegurado que la presión fiscal española, situada en el 32,8% del PIB, no superará, tras la “reforma fiscal” que estudia poner en funcionamiento el Gobierno, el nivel que tenía cuando en 2004 José María Aznar dejó el Ejecutivo en manos de los socialistas. La herencia de los populares dejaba una presión fiscal del 34,5% del PIB. Así, el presidente del Gobierno ha querido restar importancia a la subida de impuesto que pretende imponer y de la que todavía se desconoce a qué tributos y a qué ciudadanos afectará, ya que en el día de hoy ha seguido sin desvelar el contenido de esta reforma.

La decisión de Zapatero de seguir sin desvelar lo que se ha convertido en un ‘secreto de Estado’ ha llevado al presidente del PP a denunciar que el Ejecutivo ha pasado de tener un superávit público de 2,7% del PIB a un déficit del 10% todo gracias a una “política de gasto desmesurada” que indica que el Gobierno “no tiene ni convicciones firmes ni un plan serio para hacer frente a la crisis”.

Aquí no han terminado las críticas de Mariano Rajoy que ha recordado que “son 4,3 millones de parados, el doble de la tasa de la UE” los frutos de la política social del PSOE. Desempleados ante los que, según el líder popular, el Gobierno socialista no tiene ningún plan para darles un nuevo puesto de trabajo.

Quien se ha perdido el enfrentamiento esta mañana en la sesión de control ha sido la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. La socialista sufrió en la tarde del martes “una oclusión intestinal por adherencias” por la que ha sido intervenida quirúrgicamente en un centro sanitario público madrileño.

De la Vega, según fuentes oficiales, se “restablece con normalidad”.

Entre bronca y bronca por la política fiscal del Gobierno y ante la sangría de diputados que sufren las filas socialistas, el Ejecutivo baraja convocar un Consejo de Ministros extraordinario el sábado 26 de septiembre con el fin de aprobar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2010, según han asegurado fuentes gubernamentales a Europa Press.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA