UPyD encuentra sombras en la relación entre Gallardón y Florentino Pérez

A UPyD no le gusta demasiado la relación “tan cerrada”, en todos los sentidos, que mantiene el Ayuntamiento de la capital con Florentino Pérez, sobre todo respecto a la Caja Mágica. Así lo ha asegurado a EL BOLETÍN un miembro de la formación magenta, que ha indicado también que a su partido le resultan bastante “raras” las condiciones en las que se rescindió el contrato firmado entre el Real Madrid y el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón respecto a este complejo deportivo, y que permitía al equipo blanco de baloncesto usarlo como sede.

El mejor ejemplo para UPyD del especial vínculo que mantiene Gallardón con Florentino, presidente también del grupo ACS, se encuentra precisamente en la Caja Mágica. Según ha reconocido la formación que lidera Rosa Díez, ambas partes firmaron un contrato de alquiler en verano de 2010 por el que el Real Madrid haría uso de esas instalaciones, inauguradas en 2009, durante cinco años.

Para ello, según este partido, el club madridista tendría que pagar la cantidad de 1,1 millones de euros por cada temporada, es decir, un total de 5,5 millones, aunque sólo un año después de que se iniciase el arrendamiento Florentino Pérez rescindió el contrato y no pagó indemnización alguna al Ayuntamiento por ello. Algo que, según UpyD, Gallardón se negó a admitir en un primer momento, pero tras la insistencia de la formación magenta acabó por reconocer en Pleno.

El Consistorio madrileño no ha querido hablar sobre este tema, ya que ha remitido a este diario directamente a una responsable de la Caja Mágica, que antes del cierre de esta edición no había respondido a la cuestión de la mencionada indemnización o sobre las condiciones firmadas por el Ayuntamiento y el Real Madrid al respecto.

Lo cierto, es que la Caja Mágica sólo fue la casa del club blanco durante la última temporada, ya que el Real Madrid se encontró con una serie de inconvenientes en el uso de este recinto, que no estaba pensado para el baloncesto, y a lo que se unió la respuesta negativa de la afición. Por dichos problemas, Florentino decidió dejar las citadas instalaciones y rescindir el contrato antes del inicio de esta temporada, algo que según confirmaron ambas partes fue una decisión de mutuo acuerdo, por lo que no cabía indemnización.

Tras ello, el presidente del Real Madrid inició la búsqueda de una nueva sede para su sección de baloncesto, y el pasado mes de agosto era Manuel Cobo, el vicealcalde de la capital, el encargado de anunciar que el equipo ‘merengue’ jugaría esta temporada en el Palacio de los Deportes, instalaciones administradas por la Comunidad de Madrid.

Por eso, ahora UPyD estudia la valoración de los terrenos concedidos por el Consistorio al club blanco para la ampliación del estadio Santiago Bernabéu. Según indicó ayer el portavoz de la formación magenta en el Ayuntamiento de Madrid, David Ortega, a este diario, aunque el acuerdo les parece jurídicamente correcto el partido ha advertido algunas ‘curiosidades’ a este respecto en las que quiere profundizar para asegurar los derechos de los madrileños.